Con el fresco resultado de la victoria contra el equipo canadiense, México prepara sus abrigos para la gélida Rusia de 2018. Sin embargo, y contra lo que muchos piensan, nadie llega caminando a la madre Rusia. Los medios televisivos recalcan la facilidad #Futbolística que implica la zona (CONCACAF) e, incluso, condenan los problemas que se gestan en el camino, achacando a la falta de compromiso de los jugadores el desempeño en las eliminatorias.

Si bien la eliminatoria de la CONCACAF no ha supuesto – hasta el momento- graves preocupaciones para el combinado tricolor, sí se ha gestado una lucha interna: #México vs México.

Ante un Canadá que puja por restablecer el nivel futbolístico alcanzado en el campeonato de la Copa Oro del 2000, donde se llevaron el torneo; México logró un resultado favorecedor, por margen de 2-0.

Anuncios
Anuncios

Con el Estadio Azteca como testigo, el equipo verde no puede fallar en éste tipo de citas. La batalla es ardua: el temor a la derrota -que nos ha conquistado en muchas ocasiones- contra el fútbol del presente.

Con un dúctil 4-3-3 México comenzó el encuentro frente al combinado de la hoja de maple y pronto se encontró con un penal que le ayudó a relajar la marea verde en las tribunas. La dinámica del encuentro se gestó diferente que la del partido disputado en suelo canadiense. El pressing alto que se pregonó en Canadá desapareció, se liberó al fondo canadiense para salir jugando con balón controlado hasta medio campo. A pesar de la fluidez y velocidad del cuadro delantero mexicano, se optó por esperar al rival.  

Canadá lo intentó; mediante los trazos del mediocampista Atiba Hutchinson y los distintos intentos por retener el balón de Cyle Larin, buscaron horadar la portería defendida por el cruzazulino José de Jesús Corona.

Anuncios

Sin embargo, el ganador de los juegos olímpicos de Londres 2012 (J.J. Corona) pudo mantener su papeleta en blanco durante toda la serie.

No fue hasta que el árbitro del encuentro decretó penal sobre Marco Fabián al minuto 18, que Andrés Guardado pudo abrir el marcador, cobrando soberbiamente el tiro penal.

De ahí, el encuentro trascurrió con mayores emociones en la tribuna, que en el rectángulo de juego. El partido se comenzó a tornar unilateral, México dominó la tenencia del esférico, sin embargo no creó grandes oportunidades frente al arco canadiense. Minutos antes de que los pitidos de la afición se hicieran presentes sobre el terreno de juego; José Manuel Corona “Tecatito” intentó recibir un balón proveniente de medio campo, ante la recepción, la esférica salió expedida hacia el centro del área grande, en un acto magistral, Corona bailó sobre la pelota con una roulotte zidanezca que enamoró a la audiencia y  dejó sin oportunidad al portero rival. Firmando, con esto, uno de los grandes goles que el coloso de Santa Úrsula ha auspiciado.

Anuncios

   

Es cierto que el cuadrangular de la CONCACAF no ha mostrado, hasta hora, grandes dificultades para la selección mexicana. Pero esto no es razón para obviar que en el proceso eliminatorio pasado, México quedó a minutos y a 1 gol de E.U.A. de no asistir al mundial.

Las dificultades en los caminos existen. Son ineludibles. Innegables. No obstante, son las que embellecen el trayecto. Las que llenan de significado la aventura que se emprende y le dan un sentido a la misma. No llegues caminando, Tricolor; llega agitado; sudado; extasiado; porque has logrado pasar, de nueva cuenta, a la fiesta del fútbol mundial. Llega, desgarra tus vestiduras en el camino. Y, una vez posado en la nieve rusa, recuerda tu tras-andar. Recuerda el tortuoso camino que la bola siguió y, con base en esto, demuestra que el fútbol tenocha está al nivel de cualquiera en el mundo.   #Deportes Ciudad de México