No hay margen de error, si el Barça quiere levantar la Liga deberá ganar los 5 partidos que le restan. Teniendo en cuenta en las dinámicas que se encuentran los tres conjuntos que se disputan el trofeo doméstico en España, es vital depender de uno mismo a estas alturas. El conjunto de Luis Enrique tiene la suerte de haber cuajado una gran temporada, y aunque solo ha conseguido 1 de los últimos 12 puntos, sigue primero. Atlético y Real Madrid están al acecho ante cualquier resbalón pero el equipo más exigente del mundo, aún no ha dicho su última palabra.

Pueden haber opiniones que difieren de la mía, y las respeto, pero creo que han dado por muerto, antes de tiempo, a los gladiadores de Barcelona.

Anuncios
Anuncios

Dejando de lado los problemas físicos, las jornadas de selecciones y el juego, por momentos, apático de los de ‘Lucho’, debemos hacer hincapié en el gen competitivo de esta gente. Llevamos toda la temporada escuchando que Neymar se va al Madrid, que Messi es un ladrón, que Luis Enrique es un prepotente y que los árbitros favorecen al Barça, por nombrar unas cuantas blasfemias al azar.

Lo único cierto, porque todo eso son opiniones y humo que se vende desde ya no se ni donde, es que los mitos vivientes que visten de azul y grana, llevan un triplete en la espalda, han estado dos meses sin su mejor jugador compitiendo como jabatos para que este no tuviera presión al volver y hasta hace nada llevaban 39 partidos invictos.

Ahora las tornas han cambiado, el Barça está bajo mínimos de gasolina, no tiene banquillo, Piqué ya no ‘periscopea’, el equipo está en una situación límite, Neymar no esta fino y dicen que solo lanza botellas al rival, el técnico asturiano está nervioso y la mayoría no cree en el doblete.

Anuncios

A la máquina le falta aceite pero ahora es tarde para ponérselo y no hay tiempo para lamentarse de lo perdido en las últimas fechas. Hay muchos factores que pueden hacer ver el vaso medio lleno o medio vacío pero el gusto que tiene la parroquia catalana por la victoria, se ha demostrado por activa y por pasiva. Solo se gana compitiendo y Luís Enrique sabe que esa es la máxima de su equipo. Sumen la calidad #Futbolística, una jornada de reflexión y la rabia acumulada del ganador nato que no sabe porque ha perdido y entonces, encontrarán la respuesta del porqué este equipo está muy pero que muy vivo. Silencio, hoy compite el campeón. #FC Barcelona