“El Atlético de Madrid es un equipo italiano, pero en la liga española”. Esas fueron las palabras que dejó el entonces técnico del Porto, Paulo Fonseca, previo a enfrentar al equipo español en la Liga de Campeones de la edición 2013.

Y es que es innegable que este Atlético de Madrid no tiene nada que envidiar a los equipos que triunfaron utilizando el “cerrojo italiano”; el Catenaccio. Un estilo defensivo que nació en la década de 1930 por parte de Karl Rappan, que buscaba mejorar la zona baja de su equipo. Después, en los 60’s llegaron los italianos y lo perfeccionaron para que no fuera meramente defensivo y que también se logrará un eficiente ataque. Durante esa época, equipos como Milán y el Inter de Milán ejecutaron la mejor versión esta táctica siendo dominadores del fútbol mundial, tanto en su liga como en la entonces Copa de Campeones de #Europa. El catenaccio se trasladó a la selección de Italia y se consiguieron títulos como la Eurocopa de 1968 y el mundial de España 86.

Se podría decir que a primera vista son demasiados títulos para una táctica defensiva, pero es que el “cerrojo” no se trata únicamente de que todo el equipo defienda y después ataque en bloque, no, hay más que eso. Se debe contar con jugadores en excelente forma física, que no tengan miedo a ningún equipo o jugador y que estén dispuesto a faltar el respeto al juego bonito y al espectáculo mediante la destrucción del juego.

Esto es algo que entiende perfectamente Diego Pablo Simeone, que desde que llegó en 2011 al equipo madrileño, el “Atleti” se ha vuelto el equipo más “rocoso” y complicado de enfrentar dentro de la liga española en donde predomina el fútbol de posesión del Barcelona y de contundencia del Real Madrid. Se ha convertido en un equipo pragmático que cada año tienen por lo menos un potente centro delantero, un dueño de media cancha, un líder en la defensa y un guardián en la portería. Que no importa que esos jugadores estrella terminen dejando el equipo por otro que trae un portafolio con una jugosa oferta, porque desde hace ya varios años consiguen jugadores para sustituirlos y que al momento de pisar el césped del Calderón rinden igual o mejor que los que abandonaron el barco.

Pudieron haberse ido Diego Costa, Arda Turán, Joao Miranda o Thibaut Courtois, pero llegaron Antoine Griezman, Saúl Ñiguez, José María Giménez y Jan Oblak, y el equipo sigue asentándose como uno de los mejores en la actualidad. Por eso es que estarán en una segunda final de #Champions League en 3 años, por eso fueron campeones de España, por eso obtuvieron 2 títulos de Europa League en este lustro. Porque tienen todo lo que un equipo debería tener, un técnico que vive los partidos como un aficionado al más puro estilo argentino, con delanteros emblema como Fernando Torres, con un capitán que siempre se carga el equipo al hombro como Gabi, con un medio con estrella y genio como “Koke”, con un defensor imperial como Diego Godín y por supuesto, con una afición que es fanática del sufrimiento, del drama y del orgullo.

Los “Colchoneros” son más que un equipo italiano en la liga española, son los amos y señores de la destrucción del espectáculo y del amor a una camiseta, a un deporte, a una pelota. Porque hoy los jugadores ya no sueñan con jugar en el Barcelona, Juventus, Bayern Munich, Milán, Inter, Manchester United, Liverpool o Real Madrid, hoy los jugadores también sueñan con jugar en el Atlético de Madrid; el cerrojo español. #FIFA