No es la primera vez que sucede en el #Futbol mexicano: la corrupción, los malos manejos y la desigualdad siempre han existido; lo hemos visto hasta en el cine si recuerdan apareció en la película de Rudo y Cursi que fue dirigida por Carlos Cuarón, donde se muestra que los jugadores tienen que pagar para debutar en el futbol profesional, es verdad, sucede.

En esta ocasión el joven universitario David Izazola destapa la cloaca con el anuncio de su retiro a corta edad, solo 24 años, de otra forma no podría hablar mal de lo que sucede en el futbol de nuestro país, pues habría una represalia en su contra, es casi seguro que eso pasaría conociendo como se manejan los directivos en el futbol mexicano.

Anuncios
Anuncios

Es increíble que el futbol sea el deporte más importante en #México aunque no es el oficial, pero aún más increíble que para los mexicanos sea más importante ver a 11 jugadores perder 7-0 ante una selección de un país sudamericano que lo que hace un Adrián González en Grandes Ligas o incluso un Checo Pérez en la Fórmula 1.

Lo que sucede con Izazola no es nuevo, los jugadores de futbol son tratados como objetos ante un sistema del futbol mexicano que es una industria cultural a la cual solo le interesa el dinero y que su  representación oficial es la llamada Federación Mexicana de Futbol, o bien Femexfut.

¿Quién dice que el futbol mexicano no es negocio? Claro que lo es,  por eso existen dueños de equipos de futbol adinerados que solo buscan el crecimiento económico y no el bienestar de sus jugadores, por eso hay dos televisoras que aún dominan en el manejo del deporte en México. 

Por eso la selección mexicana tiene solo destellos pero no es constante en su desempeño.

Anuncios

No es la culpa de Juan Carlos Osorio, no es la culpa de los jugadores, es culpa del sistema del futbol en México, por eso nunca se superará esa barrera de llegar tan lejos como un campeonato a nivel selección mayor.

Los extranjeros son mejor tratados en México que  un jugador nacido aquí, por eso muchos extranjeros se nacionalizan, por eso muchos se quedan, porque a pasar de obtener la nacionalidad mexicana, el trato será satisfactorio, a parte de que ganaran mucho más que en su propio país y ahora con lo que se permite serán más los que vengan  porque serán vistos como negocio y no como jugadores.

Estamos ante una situación en el país que se ve reflejada en lo sucede en el deporte. La corrupción no solo se queda estancada en la política, en la economía y en la misma sociedad, la corrupción se extiende al deporte mismo, porque en el deporte también hay intereses económicos que les convienen a los poderosos, y esto no va a cambiar hasta que no sea más importante el factor humano que el propiamente económico, de otra forma olvídense de que algo cambie, olvídense de ver a México campeón de un mundial, los trapos se lavan en casa y hay mucha mugre que lavar en el deporte en nuestro país. #Deportes Ciudad de México