Se acabó la Eurocopa para el campeón, esa furia roja que enamoró al mundo, esa España cenicienta siempre, abatida por las crisis y tantas cosas más.

Desde el 2008 había levantado dos campeonatos seguidos (2008 y 2012), un reto casi imposible de igualar en esta era de fútbol total donde los equipos cada vez son más parejos, donde la tecnología ayuda a los técnicos y jugadores a ser más precisos, donde las aficiones y la prensa empujan a decibeles nunca antes vistos.

Se va el actual campeón a casa, las piernas de muchos titulares en sus clubes descansarán, las cabezas verán los horizontes marinos, las manos abrazarán a sus hijos para calmar las angustias de las derrotas. Pero en las almas quedará ese punto final a una época de ensueño, una generación que cautivó a millones por su exquisito trato al balón, un país que vibró con el tac tac de la pelota. 

El partido de vida o muerte con Italia pareció un chiste, como un juego más en los días de verano, un amistoso sin trascendencia, puro trámite para complacer los bolsillos. Desde una equipación festiva, nada que ver con la roja que los identifica, caras soñolientas ¿algunos se habrán quedado viendo la final de la Copa América?, los ojos perdidos, deprimidos, angustiados. Después tras el pitido, esa falta de intensidad en cada zona, un medio campo sorprendido por unos italianos "mordientes", deseosos de ir al ataque, de buscar resquicios, de ganar. 

Quizás fue la lluvia inicial, las ideas entonces aprendidas en el vestuario se deshicieron, chorrearon hasta los pies, la cabeza se quedó hueca. España de blanco, como fantasmas, como espíritus en pena danzando entre pizzas y espaguetis, la alegría de una azurra diferente, sin grandes nombres, pero un bloque, unido, compacto, sin fisuras.

Vuelve la furia roja a casa, ¿en paz?, el largo camino que han transitado les ofrece ciertas sillas que servirán para ver la vida y el fútbol desde otros ángulos, es tiempo de tomar un receso, para volver a empezar, otra vez, una más, en el silencio, como hacen los guerreros cuando caen.  #Futbol #Europa