Pues andan los dos iconos actuales del fútbol en los mares baleares. Muchos aseguran que a sólo metros de distancia sus yates se dan los buenos días y ven la misma caída del sol. Fotos diarias aparecen en la prensa, en los noticieros televisivos, como si asistiéramos a un gran reality show de los dos deportistas, con todo lo que el espectáculo asume, es decir, las miles de preguntas, cuestionamientos.

Que si el yate de uno es más caro que el otro, la cantidad de personas que los acompañan (en este punto, si hay más mujeres que hombres ¿hasta dónde puede llegar el morbo?) que si el nuevo tatuaje de la pulga, que si el bañador de último modelo del bicho.

Anuncios
Anuncios

Y ellos, aparentemente, ajenos ¿será que no les llegará la prensa, o la señal de internet, o los diversos canales de televisión? Los dos "disfrutan" de sus vacaciones como si estuvieran en una vitrina, ese escaparate que todos pasan y ven de alguna manera u otra, esos "objetos" del deseo, esos maniquíes con cuerpos bien formados, hermosos siempre, juveniles, sonrientes. 

¿A dónde vamos mundo loco? Que dos personas profesionales, trabajadoras, no puedan pasar inadvertidas sus vacaciones, aun cuando sean famosos, aun cuando millones le sigan. Es inquietante que los medios de información le dediquen días de seguimiento, que los aficionados en las redes multipliquen los comentarios, se debata por horas sobre las cualidades o posibilidades de esos hombres, que ahora mismo, solo salen a navegar, o toman el sol, calientan los cuerpos con el salitre, sin pensar quizás, recargando las energías para las "batallas en el campo" que les esperan.

Anuncios

Hay un viejo refrán que reza: Al que Dios se lo dio, que San Pedro se lo bendiga. Entonces eso, que si el talento o la suerte, el esfuerzo o la magia traída desde la cuna, los puso en el lugar que hoy tienen en la historia del fútbol, pues que disfruten con los que su sudor les costó. Y dejarlos en paz, con sus familias y amigos, el derecho que cualquier ciudadano tiene. Y si se encuentran pues bien, que conversen como cual hijo de vecino y no hacer de esto, o la especulación del hecho, todo un acontecimiento mundial. De todas maneras si ya es seguro que tienen cita para los clásicos de la Liga el 3 de diciembre y el 23 de abril, allí seguro se dan las manos como lo más normal. #Futbol #Europa #FIFA