Por fin iniciaron los #Juegos Olímpicos de Verano de Rio 2016.

Tras muchos rumores de su cancelación o por lo menos prorroga, debido a temas como el Zika, no estar terminadas las instalaciones y protestas de la población civil, Río de Janeiro con sus playas, sol y mujeres de cuerpo escultural, se inició la justa Olímpica.

Después de una inauguración majestuosa, hemos visto como transcurren las primeras jornadas de enfrentamiento deportivo, simplemente lo mejor del planeta.

Sin embargo, no deja uno de poder dejar de pensar, porque nuestros compatriotas que tan valientemente van a competir, no poseen los mismo niveles de alto rendimiento de los deportistas del resto del mundo.

En las primeras jornadas de competencias, la gran mayoría de los mexicanos que participan, han tenido que salir de la competencia al ser eliminados.

“Ya merito”, “Lo importantes no es jugar sino competir”, “Jugamos como nunca y perdimos como siempre”, “tenía otras expectativas de resultados”, “le echaron muchas ganas, pero no se pudo”.

Todas estas frases, ya son parte de nuestro lenguaje cotidiano de cada competencia, es decir la población ya está acostumbrada a esas frases dichas por jugadores, entrenadores y pueblo en general.

Cabe aclarar que en ningún momento la intención es criticar el esfuerzo y dedicación de estos deportistas mexicanos quienes para poder llegar a esas instancias, han tenido que hacer múltiples sacrificios como dejar de tener vida familiar, amigos, evitar desveladas, llevar un régimen alimenticio exacto, cero vicios o drogas y un sinfín de actividades que llevan a cabo y la gran mayoría de los ciudadanos desconocemos.

Al contrario, como reconozco el valor de su esfuerzo, la intención es analizar y comentar el porqué de tan pobres resultados.

Afortunadamente, no es necesario desperdiciar el tiempo realizando un gran estudio de mercado, análisis o encuestas para saber las causas de tan pobres resultados.

La respuesta es simple y se llama: Corrupción.

¿Por qué en un país que presume en sus comerciales de radio, estar dentro de las 15 mejores economías del mundo, sus representantes deportivos en todos los ámbitos tienen tan pobres resultados?

ES triste ver como no existe un apoyo real del gobierno para impulsar el deporte, los programas existentes son mediocres para poder aspirar a tener verdaderos deportistas de alto rendimiento y el presupuesto que existe para el deporte, es -como siempre- utilizado y repartido por los directivos para su beneficio personal.

En estas justas olímpicas, siempre el grueso de los que viajan son las familias de los directivos, henos visto como en eventos pasados, es mayor el número de invitados de los directivos, que verdaderos deportistas.

En este país del “Nunca Jamás”, no existe un programa serio y profesional de apoyo gubernamental y de patrocinadores privados para impulsar el deporte. Es de dar vergüenza ajena a nivel mundial, que nos vean con cara de pobres y rateros, gracias a estos directivos que no tienen ma…

Nuestros deportistas tienen que buscar sus propios recursos económicos para seguir adelante en lo que más les apasiona; el deporte.

Las familias de ellos, son los que aportan y hacen el sacrificio para que salgan adelante. ¿Y el dinero de las federaciones?...

A nuestros deportistas les envío mis respetos por tener las agallas suficientes para pararse ante un público mundial y poner lo mejor de sí mismos. Ojalá y algún día todo esto cambie. #Deportes