El lenguaje del tenis es universal, pero no importa, él habla alemán, inglés y ruso. Con 19 años ya puede presumir que tiene un trofeo de la  ATP en su casa, y que es el único adolescente (menor de 20 años) en estar entre los cincuenta mejores tenistas del mundo.

El mejoramiento del tenis a lo largo de la época ha sido abismal, simplemente por el factor velocidad. Antes, la estética en cada pausa sobresalía de cualquier drive de otro mortal. Disfrutábamos el revés de Connors como si estuviésemos en un ritmo clásico. Ahora ha cambiado, el tenis ha tornado una velocidad suprema; el movimiento de la raqueta es mucho más eficaz, pero de carácter menos apreciativo.

Anuncios
Anuncios

Ya todo es igualado, todos se enfocan en dos cosas: pegar fuerte y jugar rápido, por eso Federer es el eslabón perdido en el tenis; el suizo nació en la transición de dos ritmos distintos, ese que era muy rápido para su época, pero muy inteligente para la nuestra. Ahora, donde la velocidad impera sobre la mente, Zverev  no parece ser la excepción, pero sí el punto más alto de este nuevo paradigma.

"Sascha" tiene todas las cualidades para triunfar en el tenis moderno: velocidad, dinamismo, gran golpeo y una gran volea. Su juventud hace que su lectura de juego no se vea tan perjudicada, cosa que aprenderá con el tiempo. Nacido en Hamburgo se crío con su padre, ex tenista. Él fue su principal influencia para entrar en el máximo circuito, convirtiendo a Alexander en jugador profesional a los 16 años.

Anuncios

Las características del niño que mide 1.98 se rigen bajo su drive, y su largo alcance, tanto en la apertura del compás como el partir de un revés a dos manos muy convencional.

Diestro, muy ágil en arcilla como muchos de los tenistas de la nueva generación (Fritz, Thiem, Coric etc), el actual campeón del abierto de San Petesburgo se viste de gala frente a los mayores tenistas. Ya le ha ganado a la escuela suiza, como lo es Federer y Wawrinka, y prácticamente es cuestión de tiempo para que la élite comience a temblar por este chico. Atacando desde el fondo, llega a todas las devoluciones, lo convierten en una amenaza de digestión lenta. Sin embargo esa falta de lectura hacen que cualquier cambio de ritmo logren desestabilizar los automatismos hechos por el alemán. Durante los partidos, su resistencia va de la mano con su edad; es casi impenetrable su voluntad de seguir luchando. Tiene un potencial increíble, con mucho margen de crecimiento, Zverev tiene todo para convertirse en el ideal de tenista moderno.  #ATP, #TENNIS