Nancy y Tonya, dos adolescentes americanas comunes a quienes el destino les tenía algo preparado. Todo comenzó en Portland con Tonya Maxene Harding sobreviviendo. LaVona Fay (madre) la educó con base en maltrato físico y psicológico. Al Harding, su padre, dulzura pura, compartió su gusto por la pesca, caza y la reparación de autos. Una mujercita que no se encontraba muy identificada con su lado femenino.

A muy temprana edad, en la plaza comercial 'Lloyd Center', vio en el hielo la solución a sus problemas. Tenacidad y talento innato lograron llamar la atención de Diane Rawlings, entrenadora, figura materna y responsable de moldear su talento.

Anuncios
Anuncios

Esto se vio plasmado en el campeonato nacional de 1991 con un triple 'axel' (salto con tres giros en el aire), acto sin precedente en el patinaje americano. Una estrella había surgido. Prefería patinar al son de ZZ Top que a la música clásica que dictaba el protocolo.

Las carencias no dejaron de acecharla. Abandonó la escuela para entregarse por completo al patinaje. A los 19 años se casó con Jeffrey Gillooly, lo cual engendró inestabilidad y violencia, misma que terminó después de 3 años gracias a un divorcio. Consiguió un par de títulos en los Campeonatos Nacionales 1991 y 1994, un segundo puesto en el Campeonato Mundial del 91. Acudió a los Juegos Olímpicos invernales de Albertville (1992) y Lillihammer (1994).

Mientras, en la costa Este, vivía Nancy Ann Kerrigan, una niña de clase media de Stoneham, Massachusetts donde reinaba la estabilidad.

Anuncios

A sus condiciones atléticas se le añadía belleza y porte. El matrimonio Scotvold (entrenadores), ayudó a trazar el camino al estrellato. Apenas despuntó y los patrocinadores llamaron a su puerta. Muchos reflectores para una niña que era extremadamente tímida y renuente al cambio, quien obtuvo las siguientes distinciones: dos medallas olímpicas en Albertville (bronce) y plata en Lillehammer. Bronce en el Mundial del 1991 y Plata en 1992. Un tercer sitio en el campeonato nacional (1991) <taviada en conjuntos elegantemente diseñados por Vera Wang.

A inicios del año 94, Nancy fue agredida al terminar los entrenamientos en el campeonato nacional obligándola a abandonar la competencia, cuando tenía sólo 7 semanas para llegar a Lillehammer. Y eEmpezaron las especulaciones: ¿quién era el agresor?, ¿por qué lo hizo? "Ella es una princesa y yo un montón de mierda" decía Tonya en referencia a Nancy. 13 meses después de la agresión detuvieron a Jeff, el cual se declaró culpable.Empezó el acoso de los medios a las patinadoras.

Anuncios

Tonya negaba cualquier relación en el asunto. Jeff apeló asegurando implicación de Harding. Por lo que la Asociación de Patinaje Artístico quiso suspender su participación en los juegos invernales. Una demanda de 25 millones de dólares lo impidió.

El evento olímpico se llevó a cabo bajo el escrutinio de los periodistas. Terminó con una actuación desastrosa de Tonya y el regreso triunfal de Nancy. La justa marco el fin de sus carreras en el patinaje. En marzo Harding se declaró culpable, tenía conocimiento del acto. Con la suspensión de por vida del patinaje artístico y retiro de los títulos obtenidos ese año. En 1998 se organizó una disculpa pública, que no dio el efecto deseado. Un escándalo sexual, arrebatos bajo la influencia del alcohol y trabajos inconclusos marcaron su vida. Ahora hace su vida en Portland con Gordon, su hijo, y Joseph su tercer esposo. Mientras Nancy es madre de 3 criaturas y maneja una fundación para débiles visuales (mal que padece su madre). Este como otros escándalos que el deporte nunca va a estar exento como los olímpicos de Río y fraudes fiscales de futbolistas. #nancy kerrigan #escandalopatinaje #Tonya Harding