Iván Rodríguez encabeza la lista de inducidos a Cooperstown

Los Escritores de Beisbol de los Estados Unidos votaron y mandaron a tres peloteros de elite al recinto de los inmortales del rey de los deportes. El catcher borinqueño Iván Rodríguez consiguió entrar en su primer año de elegibilidad con el exacto 75% necesario. El slugger primera base, Jeff Bagwell, lo consiguió en su séptima oportunidad y Raines en su décimo y último año. Los tres inducidos fueron dominantes y marcaron diferencia en sus equipos tanto en la temporada regular al igual que ir al playoff. Iván Rodríguez, de manera extraña, sólo consiguió 75%; Pudge tanto en ofensiva como en defensa es de los mejores catchers que se han puesto el peto y la máscara.

Anuncios
Anuncios

"Pudge" Rodríguez: el boricua del gran brazo en el plato

Rodríguez es junto al legendario ex catcher de los Reds, Johnny Bench, el único receptor en ser nombrado en su primer año de ser elegible al Salón de la Fama. Pudge entrará con la gorra de los Rangers con los que jugó 12 temporadas para luego ir a Florida con los Marlins para ganar la Serie Mundial en 2003. Pudge tuvo 13 guantes de Oro además de tener un brazo privilegiado para sacar a los contrarios casi siempre en un 50% y 60% en las almohadillas. Además era todo un líder y muy carismático. Pudge (.296 AVG, 311 HR y 1332 remolcadas) es uno de 6 peloteros con al menos .295 de promedio , 2800 o más hits aderezado con 300 cuadrangulares y 1, 300 o más remolcadas. A pesar de ser un emblema Ranger, tal vez su jugada más irónica en los playoffs fue en la Serie Divisional en casa ante los Giants cuando recibió la bola para aguantar el golpe de J.T.

Anuncios

Snow y sacar el out en el plato en una colisión que era parte de sus cualidades en su juego.

Jeff Bagwell: el primera base todo terreno

Los Astros desde los años 90 tuvieron las semillas de esos grandes equipos que explotaron en el viaje a la Serie Mundial del 2005. Craig Biggio, Lance Berkman y Jeff Bagwell eran llamados las Killer Bees. Biggio recientemente entró al Salón de la Fama y a Bagwell era una cuestión de cuándo, no de si iba poder estar con Craig. Bagwell tuvo 86.2 % de votos y calladamente fue de los jugadores más dominantes de los 90 sin tener el cartel de otros en su era. Bagwell debutó en 1991 y acabó su carrera en 2005 con los Houston Astros. En el año 91 ganó el Novato del año sumado al MVP de la Liga Nacional en 1994. Bagwell fue un primera base de gran guante y con también buena velocidad además de su poder tremendo. Los números de Bagwell son indiscutibles. Un promedio de .297 además de 2,314 hits y 449 home runs. Las 1,529 remolcadas no extrañan pero si sus 1,517 anotadas lo que denota su capacidad de crear problemas en las almohadillas y no ser el clásico bate de poder.

Anuncios

Bagwell tuvo 8 temporadas seguidas de al menos 30 HR y 100 o más remolcadas.

Tim Raines: el hombre que no necesitaba ser Rickey Henderson

Raines pudo entrar al Salón de la Fama en su última oportunidad. Raines jugó la mayor y mejor parte de su carrera con los extintos Expos de Montreal. Raines jugó 23 campañas pero lo más relevante son sus 808 robos. Raines podría ser junto al más laureado y comercial, Henderson, el mejor primer bate de la historia del juego. Raines era una máquina de ponerse en base y robar. Buen bate de contacto y también poder ocasional. Raines no tuvo más de 3,000 hits o más robos que Henderson, pero sí alguien que hacía trabajar al pitcher así obtener sus astronómicos números de .OBP (porcentaje de ponerse en base). #Béisbol