Tocó el cielo con la copa, alzó el trofeo más preciado del fútbol inglés y fue ovacionado. Venció a las potencias y logró la hazaña. Claudio Ranieri condujo al #Leicester hacia la gloria. Sin embargo, hoy fue despedido ya que el club, a través de un comunicado en su sitio web, consideró que era necesario “un cambio de liderazgo”. La justificación es concreta: poner los intereses (a largo plazo) del club por encima de todo sentimiento personal.

Ranieri asumió en julio del 2015 en reemplazo de Nigel Pearson y firmó un contrato de tres años.

Anuncios
Anuncios

El éxito llegó el 3 de mayo del 2016. Aquel día, los Zorros se coronaron en la Premier por primera vez en su historia.

Gracias a aquel título, el italiano fue distinguido en enero de este año por la FIFA como mejor entrenador en 2016, superando en la competencia al portugués Fernando Santos y al francés Zinedine Zidane.

Lo cierto es que esta temporada, el campeón perdió fuerzas y ahora se ubica decimoséptimo en el torneo local, a sólo un punto de los puestos de descenso. Fuera de Inglaterra, el panorama pinta mejor. Es que aún permanece con chances en la Champions League. El equipo cayó por 2 a 1 ante Sevilla en la ida de los octavos de final y la serie está abierta.

El 7 de febrero, la dirigencia del club había manifestado públicamente su apoyo incondicional a Claudio. “Si bien todos en el club saben que es necesario mejorar los resultados, el éxito obtenido en las últimas temporadas se ha basado en estabilidad, compañerismo y determinación para superar los desafíos más grandes”, expresó la institución en aquél momento.

Anuncios

Pero el voto de confianza expiró hoy.

Uno de los hombres más emblemáticos de los Zorros, el ex futbolista inglés Gary Lineker, manifestó su desazón a través de su cuenta de Twitter: "¿Ranieri? ¿Despedido? ¿En serio? Echarlo ahora es inexplicable, imperdonable y tristemente desgarrador. Gracias por todo", publicó.

Sí, Ranieri se fue, pero por la puerta grande. En el fútbol acelerado de hoy en día, la gloria es efímera, pero la marca que dejó es y será indeleble. #Premier League #Champions League