Con gol de último minuto, el jugador del Barcelona, #Sergi Roberto, le dio el pase al cuadro español a los cuartos de final de la Liga de Campeones, tras vencer por marcador global 6-5 al París Saint Germain.

El milagro de remontar un marcador adverso de 4-0 ante el París Saint Germain parecía prácticamente imposible, pero si alguien lo podía hacer era el Barcelona, un equipo que no solamente está plagado de figuras, sino que luchan cada balón y sacan la casta cuando se debe de sacar.

Los partidos hay que jugarlos hasta el final y con esa convicción salió el cuadro español, que a penas al minuto tres, con gol de Luis Suárez por conducto de un cabezazo, puso a soñar a miles de seguidores azulgranas que se emocionaban por la remontada histórica.

Anuncios
Anuncios

El control del primer tiempo fue siempre del Barcelona, quien intentaba una y otra vez por los costados, a balón parado y en triangulación, pero se encontraba a un equipo del París bien plantado atrás en busca de un contragolpe.

Fue en el minuto 40 cuando tras una jugada de puro fundonor del mediocampista español, Andrés Iniesta, éste logró recentrar de “taquito” provocando el autogol del defensa Kurzawa, que daba la segunda anotación que del cuadro catalán y ponía el marcador global 4-2.

Para el inicio de la segunda mitad, los corazones de los aficionados al Barcelona se aceleraron más cuando tras pase de Iniesta le cometieron una falta a Neymar dentro del área marcándose la pena máxima, misma que acertaría desde los 11 pasos Messi y que ponía a un sólo gol de la gran hazaña al equipo español.

Anuncios

El sueño del Barcelona y de los aficionados se vería nublado cuando tras un recentro el delantero uruguayo, Edinson Cavani, aprovechó la oportunidad y fusiló al guardameta culé para marcar el primer gol del equipo francés y que obligaba al Barcelona a marcar nuevamente tres golar para clasificar a la siguiente roda.

Desmotivado pero nunca derrotado, el equipo español siguió al frente hasta que a tres minutos antes del final, Neymar anotó un golazo de tiro libre que los acercaba. Cumplidos los 90 minutos, de nueva cuenta el brasileño se hizo presente en el marcador para hacer aún más cardíaco el cierre del partido.

Prácticamente cumplidos los cinco minutos de compensación, todo el equipo del Barcelona, incluido el portero, se fueron al frente en busca del gol “milagroso” que les diera el pase a la siguiente ronda, mismo que llegó de los botines de Sergi Roberto.

Con esta remontada, el Barcelona se convierte en el primer equipo en remontar un marcador adverso de 4-0 en el partido de ida de una Liga de Campeones #culé #FC Barcelona