¡Ha sido un milagro! Un milagro del fútbol que pasará a la historia. Después de un 4-0 en contra, el Barcelona tenía la encomienda de remontar algo que parecía imposible, un partido en el que tenía poco que perder y mucho por ganar.

El Camp Nou era un hervidero, una caldera de nervios y fe en donde los rostros de los aficionados se notaban preocupados por la desventaja, pero con la esperanza siempre intacta de que el cuadro blaugrana le diera vuelta al marcador global y se clasificara a los cuartos de final de la UEFA #Champions League, pues eran tan sólo 90 minutos en donde había que buscar un sueño. Luis Suárez fue el encargado de hacer explotar al Camp Nou al minuto 3, tras una serie de rebotes en el área parisina, el charrúa marcó el 1-0 de cabeza al disputarle el balón en el aire al arquero Kevin Trapp.

Anuncios
Anuncios

El partido transcurrió, en la primera mitad, con el dominio total del cuadro español; un concierto de buen futbol, paciencia y precisión en la mitad de la cancha para buscar uno a uno los goles que los acercaran al objetivo. Al minuto 40, un taconazo de Andrés Iniesta crearía una confusión en la zaga francesa; genialidad que acabó en autogol de Layvin Kurzawa, con lo que el equipo culé tomó la ventaja 2-0 al medio tiempo.

A la mitad del sueño

Al inicio del segundo tiempo, la escuadra catalana no cesó en sus intentos por empatar el marcador global y, tras una zancadilla dentro del área sobre Neymar, el árbitro marcó penal, donde Lionel Messi se encargó de marcar el 3-0 y hacer vibrar a la afición blaugrana, pues a falta de 40 minutos, la meta estaba cerca.

Con la moral por los cielos, Unai Emery, estratega de los parisinos, se vio obligado a mover algunas piezas, por lo que mandó al campo al argentino Ángel Di María, en busca de respuestas ante un Barcelona embravecido.

Anuncios

Al minuto 62 de partido llegó el 3-1 y un silencio sepulcral invadió al Camp Nou, luego de que Edinson Cavani lograra descontar el marcador y de esta manera obligar a los catalanes a buscar tres goles más. Sin contar que el propio Cavani tuvo otras dos oportunidades y otra más de Ángel Di María para ponerle fin a la eliminatoria, pero gracias a las atajadas del arquero Marc André Ter Stegen, los culés aún seguían con vida.

Faltaba lo mejor, un cierre de partido frenético, en donde el gran protagonista fue Neymar, con un gol al minuto 88 que devolvía la vida al conjunto blaugrana. El espectáculo continuó vía Luis Suárez, quien consiguió un penal al minuto 91 que Neymar transformó en gol, y con cuatro minutos por delante, la furia del Barcelona se desbordó hacia los franceses.

Barcelona lo hizo posible

Sergi Roberto, al minuto 95, detuvo por algunos segundos los corazones de propios y extraños, y fue su pierna derecha la que impulsó el balón hacia el fondo de las redes para que los pupilos de Luis Enrique despertaran de una terrible pesadilla llamada París Saint Germain, y con un marcador global de 6-5, el Barcelona se instaló en los cuartos de final de la Champions.

Anuncios

Una remontada digna de ser recordada. #MilagroDelFutbol #FC Barcelona