Estados Unidos reclama por fin su primer trofeo de World Baseball Classic

Los 3 pasados WBC habían sido de pesadilla para Team USA al no quedar siquiera en la final. El retirado Jim Leyland fue el escogido para ser el manager para el World Baseball Classic de 2017. Un manager serio que pudo conjuntar uno de los mejores rosters en la historia de los de las barras y estrellas para este tipo de torneos. Muchos jugadores clave en el torneo no son lo que venden más jerseys en MLB.

No fueron los Bryant, Trout, Harper, Kershaw, Bumgarner o Scherzer. Fueron los Adam Jones, los Kinsler o #Marcus Stroman. Jugadores de ese mismo calibre en cuanto a juego.

Anuncios
Anuncios

Al final #Estados Unidos es un gigante y el equipo que puede armar dos o tres selecciones. La diferencia es que este equipo tenía jugadores que si querían ganar el torneo.

Stroman con la salida de su joven vida ante Puerto Rico

Marcus Stroman lanzó uno de los mejores partidos de su joven carrera. Un pitcher que con el ascenso desde hace dos años de los Jays de Toronto, ya ha lanzado juegos de vida o muerte en postemporada. Stroman lanzó 6 innings de 1 hit. Marcus se dio gusto con sus rectas de dos y cuatro costuras para forzar 12 rolas y sólo 3 elevados. Marcus en la 2a baja, puso en base a Beltrán pero luego pudo dominar a Molina. Una recta sinkeante pero adentro hacia las rodillas que resultó en un doble play clave.

En la 4ta baja, Pagán le encontró el sinker alto pero el buen contacto se fue al cuero de McCutchen en el left field.

Anuncios

Stroman sumó 2 de sus 3 chocolates en esa entrada. Una recta adentro de miedo a Lindor y una recta alta pero pegada a Carlos Correa. Además de todo, Stroman recibió el apoyo de su infield con el cuero de Brandon Crawford. El shortstop de los SF Giants, se dio gusto haciendo jugadas a guante volteado para sacar luego con tiro a la primera base. Con su estilo de inducir la rola con ese movimiento cascabelero de su gran recta de dos y cuatro costuras puso a su infield en posición de hacer las jugadas. Al final fue merecido ser el MVP del WBC.

Ian Kinsler encaminó el triunfo con HR tempranero y Crawford lo definió

Seth Lugo batalló con el control de su slider por Puerto Rico. En la alta de la 3a dejó un slider pegado pero alto que el catcher ex Brewer Jonathan Lucroy pudo mandar de hit al central. Ian Kinsler de los Tigers, pescó el slider afuera pero cómodo arriba del cinturón para un tremendo HR. Kinsler de leadoff siempre estuvo encendido en el torneo. El joven fielder Christian Yelich (Marlins), pescó un slider bajo pero en zona para remolcar a Kinsler en la 5a alta.

Anuncios

Andrew McCutchen de pocos pero hits clutch en el WBC, le dio hit a un slider cómodo del relevista Jiménez. Lindor en las paradas cortas hizo el gran esfuerzo, no pudo hacer la jugada tirando a primera. Con la pizarra 4-0 el partido estaba definido.

El gran prospecto de los Twins, Jose Berríos, calmó las aguas pero dejó la casa llena. Edwin Rodríguez se equivocó y mandó al zurdo veterano ex big leaguer J.C. Romero en lugar de Alex Claudio que había sido el zurdo situacional. Brandon Crawford le exprimió el turno a Romero y y le dio hit a la recta afuera con la nariz del bate. Al final la pizarra fue de 8-0. Sam Dyson y el submarinista Pat Neshek cerraron el partido. Al final el closer de los White Sox, David Robertson lanzó la 9na. Lo mejor para el WBC era la victoria de Estados Unidos. Los nativos por fin se encendieron con mejores asistencias. No hay duda de que habrá en 4 años otro WBC. #World Baseball Classic