Un Alleycat (gato de callejón) es una carrera informal en bicicleta en zonas urbanas, las cuales consisten es recorrer la ciudad en busca de una serie de puntos en diferentes variantes de participación (checkpoint, task checkpoint, checkpoints up front y point collection). La primera carrera con ese nombre en la historia, ocurrió en Toronto el 30 de octubre de 1989, llevándose a cabo durante los cinco años posteriores, entre Halloween y el día de San Valentín.

A lo largo del mundo, estas competencias han cobrado fuerza, renombre y el nivel de ciclismo ha ido en aumento, al grado de que ya hay eventos mundiales bajo esta dinámica de competencia.

Anuncios
Anuncios

El primer Spring Alleycat se organizó en 2015, partiendo de Bike rides and fun y terminando en Quadrivia, en Cholula y llevó por nombre Happy Spring Alleycat. La segunda edición se tituló Sunny Spring Alleycat y salió de los fuertes para concluir en Liquid Ambar.

En la semana trascendió en grupos de redes sociales de ciclismo urbano de la ciudad de #Puebla, la noticia de que este 29 de abril se llevará a cabo la tercera edición de la competencia de primavera, Sparkling Spring Alleycat, anunciando de igual manera la salida que será en el Parque de las Ninfas en punto de las diecinueve horas.

La creciente densificación de la vida urbana comienza a exigir la ruptura de paradigmas, como el caso de las ciudades chinas y el problema socio-medio-ambiental por el que atraviesan, en el que, el paradigma productivista de la sociedad de consumo, ha elevado a niveles alarmantes la emisión de CO2 a la atmósfera, debido a los procesos industriales y la quema de hidrocarburos como fuente de energía primordial en la totalidad de las etapas de producción.

Anuncios

Ante este conflicto, que se replica globalmente, existen movimientos sociales urbanos que mediante el implemento de la bicicleta, cuestionan los paradigmas de movilidad actuales, entre sus dinámicas de participación resaltan, los paseos para todos y la masa crítica, los cuales evidencian en primer lugar al ciclista en el contexto urbano, pero también tratan de incentivar un medio de transporte alternativo y ecológico. Pero sin duda el alley cat, organizado por ciclistas urbanos, que en su cotidianidad luchan mediante el implemento de la bicicleta por los espacios urbanos, es una forma de movilización de las más contundentes en el movimiento ciclista.

El alleycat es altanero, rompe las reglas de civilidad tradicional, no hay rutas pre establecidas, y por la manera de irrumpir en la ciudad, democratiza el espacio, por su naturaleza de impacto inmediato sobre la percepción de quienes atónitos, ven salir de entre el caos vial a un pelotón de ciclistas mal alineados, rebasando autos y esquivando a la gente, volándose los semáforos en rojo como un auténtico gato de callejón y cuestionando la utilidad instrumental del espacio para fines de la acumulación, mediante la explotación y por ese momento evidenciar que en el espacio también nos movemos en bici.

Anuncios

“El primer pedaleo constituye la adquisición de una nueva autonomía, es la escapada, la libertad palpable, el movimiento en la punta de los dedos del pie, cuando la máquina responde al deseo del cuerpo e incluso casi se le adelanta. En unos pocos segundos el horizonte limitado se libera, el paisaje se mueve. Estoy en otra parte, soy otro y sin embargo soy más yo mismo que nunca; soy ese nuevo yo que descubro.” (M. Augé)

Sparkling Spring Alleycat, una forma contundente de movilidad y movilización. #Labiciesresistencia #Ecología