En contra de todos los pronósticos, el Barcelona no pudo este sábado asumir el liderato en #La Liga, al caer ante el Málaga. Llegar a la cima se presentaba como ideal, tras el empate a uno entre el Real Madrid y el Atlético, unas horas antes.

La victoria ante los malagueños, el escenario más esperado en todas las casas de apuestas previo al encuentro, igualaría a los dos clubes más grandes de España, en 72 puntos, aunque con una ligera ventaja para los culés, en cuanto a la diferencia de goles.

Y es que el Real Madrid amaneció este sábado listo para afianzar su liderazgo en la carrera por el título local nuevamente, dejando en el camino a sus acérrimos rivales catalanes, pero tropezaron con sus enemigos de ciudad, los del Cholo Simeone, con quienes repartieron unidades.

Anuncios
Anuncios

El punto ganado en casa dejaba a los Merengues en la mira de los de Luis Enrique, que sólo debían hacer cumplir los momios a su favor para sumar tres puntos en contra del Málaga, que llegaba al choque de miedo en el lugar 15, y en indiscutible papel de víctima.

Esos puntos pondrían a los de Messi en la primera posición. Ello dejaría de nuevo La Liga en manos del Barça, pues el título que quedaba a su alcance, con el único compromiso de no resbalar en la recta final del campeonato, incluyendo una obligada victoria en el próximo duelo ante el Madrid, el clásico de clásicos mundial, en el partido de vuelta entre los gigantes.

Pero la oportunidad se les fue a los del tridente MSN, quienes juntos pusieron en aprietos al portero Kameni (de triste memoria para el mexicano Ochoa, quien siempre fue su suplente), pero no pudieron superarlo nunca, al más puro estilo Cruz Azul.

Anuncios

Los locales sorprendieron a un equipo que los dominaba en posesión del balón, con hasta un 70%. Primero, al 32, y después, en el último minuto del tiempo regular, poco después de que Neymar fue expulsado tras una doble amarilla, en el 2-0 definitivo.

Luego de esta jornada 31 en el campeonato español, el Barcelona se queda en segundo lugar y sólo con la aspiración de ser campeón en el principal torneo local, si los de Cristiano Ronaldo vuelven a tropezar en un empate o derrota, algo poco probable. Tienen los madrileños, además, un partido pendiente en el torneo.

En tanto, el choque entre los dos cuadros más importantes de la capital española fue intenso y cerrado, con mayor dominio de los Blancos, como era de esperarse. El primer tiempo terminó empatado sin goles.

Al 52', Pepe adelantó a los de casa. Parecía que la victoria de los favoritos se concretaba pero, al 85', el atacante más peligroso de los Colchoneros. Antoine Griezmann, volvió a hacerle daño a los actuales campeones de Europa. El reparto de puntos, más favorable para la visita, fue ya inevitable. #FC Barcelona