Los Nashville Predators quieren dar ese siguiente paso en la franquicia al pasar de la 2da ronda en los playoffs. En 2015, los Chicago Blackhawks los dejaron fuera. Ahora en esta campaña, tienen ventaja de 3-0 con el cuarto juego en casa. Los Hawks jugaron un partido modesto pero correcto como visitantes en un ambiente eléctrico en Nashville. Los Hawks no tuvieron posesión del puck en el primer período, pero tuvieron más tiros bloqueados que en los dos juegos en Chicago.

Anuncios

Rinne salvó un gran wraparound de Panik para terminar el primer período.

Anuncios

En el segundo período, por fin Chicago rompió el cero en la serie ante el finlandés Pekka Rinne. Rasmussen pudo meter el gol en un tiro a bocajarro cerca del crease en el comienzo del segundo periodo. Una gran jugada y pase en el trapecio de Marcus Kruger de espaldas y con el blade de su stick a manera de pala al tenerlo de manera vertical. El desaparecido mago del stick, Patrick Kane, pudo meter el 2-0 en un power play con un buen wrister desde el círculo bajo de faceoff. Una gran pantalla del centro Artem Anisimov frente a Rinne.

Los jóvenes de los Hawks, no han rendido igual en el playoff como en la campaña regular. Schmaltz y Hartman han sufrido el efecto de la poca experiencia en la serie. El primero, falló un gol hecho en un breakaway en mano a mano contra Rinne. Los Preds anotaron el 2-1 en un buen forecheck del goleador sueco Filip Forsberg. De allí Arvidsson (que ha estado como abeja si la red tuviera miel) pudo rematar frente a Crawford. En el rebote alto llegó Forsberg a rematar pegado al crease..

Anuncios

El 2-2 llegó a minutos del final del 3er período con el segundo gol de Forsberg. Un tiro desde la blue line que Forsberg pudo controlar después del rebote que dio Crawford. Increíble la capacidad de Forsberg de acorralar el puck en un ladrillo y empujar el puck. El gol no estuvo exento de polémica, porque parecía haber una interferencia de Arvidsson al goalie Crawford. Crawford estaba afuera del crease y por eso se dio como bueno el gol.

El gol en OT fue una clara muestra de los problemas de los Hawks en la serie en D cuando el puck iba a las tablas e iban 2 o 3 Preds por el puck. Neal pudo meter el pase a Fialla que estaba cortando por el slot. Frente a Crawford pudo meter el gol en la red para el triunfo 3-2 y poner la serie 3-0 casi imposible para Chicago. Nashville tuvo 49 disparos y un porcentaje de faceoff de 58%. Al final los Preds - con más hambre - han definido casi la serie.

Bozak en OT da ventaja a los jóvenes Maple Leafs ante los Caps de Ovi y compañía

Anuncios