Ahora fue el mexicano Jesús, el Tecatito Cornoa, el blanco de la agresión de un asistente aún desconocido durante el partido de este fin de semana cuando su club, el Porto, se medía al Braga, de visita, en la jornada 29 de la Primeira Liga. Corría el minuto 63 al momento en que desde las gradas del estadio de Braga, a manera de proyectil, una butaca se dirigió hacia el punto donde el mexicano estaba en espera de recibir un pase de un compañero.

Anuncios

El objeto cayó a escasos dos metros del jugador, por lo que afortunadamente no dio en el blanco, y la posible víctima salió ilesa.

Anuncios

De destacar fue que la máxima autoridad en la cancha, el árbitro central en dicho partido, no detuvo las acciones, ni pidió a la seguridad en el lugar que buscara al autor del hecho que pudo haber herido de manera importante a Corona. Seguramente se trata de alguien con posibilidades de mantener sus conductas agresivas, al estar impune al momento por dicha agresión. Fue el Tecatito quien, de hecho, en una reacción veloz y dando prioridad a las acciones deportivas, tomó con sus manos la butaca en cuestión, y la lanzó afuera del campo de juego, a fin de que pudiese continuar el ataque de su equipo sin mayor contratiempo.

Cabe recordar que el mismo jugador azteca dio pie a un conato de bronca el pasado 26 de febrero cuando, tras ser golpeado en un tobillo, enfrentó a su agresor del Boavista, a quien empujó. Uno de los integrantes del cuerpo técnico de este equipo también encaró a Corona, lo que llevó a que distintos miembros de ambas escuadras se arremolinaran y comenzaran hostilidades que, sin embargo, no pasaron a mayores..

Anuncios

En esa ocasión, el extremo central debió abandonar el campo dada la lesión recibida durante el primer tiempo, cuando dio la asistencia para el gol con el que su escuadra se llevó la victoria.

Brotes de violencia constante

Desafortunadamente, los actos de violencia no cesan en torno al fútbol mundial. Apenas este fin de semana, en Argentina, un hincha perdió la vida tras ser atacado por otros aficionados en el duelo entre Talleres y Belgrano. Al ser golpeado, el joven decidió lanzarse hacia uno de los pasillos, a una altura aproximada de tres metros. El golpe en la cabeza por la caída terminó quitándole la vida horas después en un nosocomio, en hechos que provocaron conmoción en el país andino y en todo el mundo.

Apenas el martes pasado, en Alemania, se debió suspender el juego entre el Borussia Dortmund y el Mónaco, en los cuartos de final de la Champions League, cuando artefactos explosivos detonaron al lado del autobús que transportaba al equipo local a su estadio.

Anuncios

Fruto del atentado, el catalán Marc Bartra salió lesionado en mano y brazo, por lo que debió ser intervenido quirúrgicamente, y estará fuera de las canchas por varias semanas.

Y el balompié mexicano no es la excepción. El parón de árbitros en la jornada 10 del actual Clausura 2017 se debió justamente a las agresiones de las que fueron víctimas distintos silbantes por parte de jugadores, cuyas timoratas sanciones iniciales encendieron la rabia de los jueces. Éstos sólo forzaron la justicia con su movimiento de resistencia que finalmente derivó en la expulsión por un año a un par de jugadores.

Así las cosas, lamentablemente son constantes y permanentes las acciones de violencia de distinto tipo, con origen en aficionados radicales, jugadores descontrolados y personas que buscan llamar la atención utilizando los reflectores que genera el deporte más popular en el mundo. #Tecatito Corona #Butaca contra Tecatito #Violencia en el fútbol