El quarterback Tom #Brady fue el principal protagonista de la visita de los #Pats a la Casa Blanca, pero no por su presencia, si no por su ausencia. El MVP del Super Bowl pasado no fue a la visita por temas personales. Brady no fue el único que no asistió; muchos de sus compañeros anunciaron que no irían al prestigioso evento, la mayoría por motivos políticos.

Anuncios

Que el polémico Donald #Trump no es bien visto por la mayoría de los atletas negros en los Estados Unidos no es una novedad.

Anuncios

Jugadores como LeBron James o Steph Curry han mostrado su malestar por la elección del presidente el año pasado. De hecho, es casi seguro que el campeón de la NBA decline ir a la vista a la Casa Blanca.

Trump, amigo declarado del dueño de los Pats Robert Kraft y del coach Bill Belichick, no reparó en elogios para el equipo campeón de la NFL. "Fue un trabajo en equipo, esa es la belleza de lo que hacen, ganan como equipo. Ningún equipo ha sido tan bueno por tanto tiempo", dijo el mandatario.

Trump y Brady tienen pasado

La relación entre Trump y Brady ha sido muy cercana desde hace tiempo. En 2015, por ejemplo, el número 12 tenía en su casillero una gorra con la leyenda "Make america great again", frase de cabecera de Trumo. A lo largo de la temporada pasada las preguntas de los reporteros sobre su relación no se hicieron esperar. Brady se ha mantenido la margen y nunca ha declarado a favor o en contra de Trump. Su ausencia el día miércoles en la Casa Blanca, para muchos, fue para seguir en esa línea y no levantar polémica.

"Es un honor para nosotros disfrutar el campeonato que más disfrutamos con un buen amigo, cuya capacidad mental y fortaleza admiro mucho", dijo Kraft refiriéndose a Trump.

Anuncios

El equipo le entregó, como ya es costumbre, un jersey al presidente con su nombre atrás y el número 45.

Los hechos ocurrieron una horas después que se diera a conocer la lamentable noticia del suicidio de Aaron Hernández en una celda, el ex jugador de los Pats fue condenado por homicidio en 2013. El equipo no ha hecho declaraciones formales, solamente un vocero comentó que estaban al tanto de lo sucedido.

Gronk, protagonista como siempre

El tight end Rob Gronkwoski es conocido por su carisma y hasta en la Casa Blanca llevó toda esa personalidad. Gronk apareció por una puerta trasera de un salón donde el secretario de prensa Sepan Spicer atendía a los reporteros.

Necesitas ayuda, le preguntó Gronk ante la risa de todos los presentes en el salón. "Estoy bien, gracias". Dijo Spicer, mientras se le escapa una sonrisa.