Masahiro Tanaka, ídolo de Japón y lanzador estrella de los Yankees de Nueva York, falló por tercera vez consecutiva como abridor de los Bombarderos del Bronx en el Día Inaugural.

El pitcher permitió 8 hits -dos de estos palos de cuatro esquinas-, y concedió dos bases por bolas, para que en su actuación de apenas dos entradas y dos tercios los Mantarrayas de Tampa Bay anotaran todas las carreras de su victoria por 7-3 sobre los de la Gran Manzana.

El promedio de carreras limpias (PCL) del abridor para este 2017 en 23.63 y es, como su carrera en Grandes Ligas, un globo inflado con helio.

Cuando Tanaka firmó con los #Yankees, en el 2014, llegó con la etiqueta de imbatible.

Anuncios
Anuncios

Sumaba 34 victorias consecutivas sin derrota en Japón. Tan sólo en 2013, en la liga japonesa, había terminado con récord de 24-0 jugando para la franela de Tohoku Rakuten Golden Eagles. Eso le valió un contrato de 155 millones de dólares y siete años en la franquicia más importante de la Major League Baseball (#MLB).

A las 34 victorias sin derrota se sumaron otras seis en Las Mayores, vistiendo ya el uniforme de los Yankees, y su racha se había extendido a 42 encuentros consecutivos invicto -sumando victorias y juegos sin decisión- antes de que los Cachorros de Chicago [VIDEO]lograran derrotarlo por primera vez en su carrera ligamayorista.

Su debacle ese año, sin embargo, no vino hasta el segundo descalabro, en junio de ese año, cuando Tanaka ya presumía once victorias por un descalabro.

Anuncios

Los Orioles de Baltimore blanquearon a los Yankees 8-0 en el Día de las Leyendas. Unos días después, el 10 de julio, los Mulos colocaron al japonés en la lista de lesionados y se perdió 6 semanas.

Tanaka cerró 2014 con récord de 13-5 y PCL de 2.77, buenos números para un novato pero insuficientes para el Cy Young con el que la afición soñaba todavía a la mitad de la temporada.

La sombra de su lesión permaneció en 2015 y 2016, a pesar de que logró evitar la cirugía en el codo de su brazo de lanzamiento y de que en la última temporada logró su mejor desempeño en la MLB, con 14 ganados y 4 perdidos y efectividad de 3.07 en 31 aperturas.

Sus números de 2016 se sumaron con su desempeño en las prácticas primaverales para que la afición volviera a soñar este 2017.

Sus primera cinco actuaciones de los entrenamientos fueron inspiradoras. Nadie logró anotarle en 18 entradas, recetó 22 ponches y concedió sólo tres boletos a primera base. Incluso consiguió combinarse con Chasen Shreve y Jordan Montgomery para blanquear 3-0 a Detroit, en un partido en que los Tigres no lograron conectar un sólo hit.

Anuncios

En la sexta aparición, este mismo equipo cobró venganza y le anotó dos carreras en cinco rollos al japonés. Terminó la primavera con PCL de 0.38.

Sí, este 2017 Tanaka llegaba otra vez con etiqueta de invencible, etiqueta que conservó solamente hasta que enfrentó su primer bateador. Para cuando Tanaka logró sacar el segundo out de esta temporada ya había aceptado tres carreras y el globo ya se había ponchado, el resto del partido se cuenta solo con el marcador.

Pero, ¿quién dijo que las prácticas de primavera eran factor para predecir el desempeño de un equipo o un jugador? Nunca, nadie.

El serpentinero, en cambio ya tenía antecedentes de saber volar sus partidos inaugurales. Lo hizo en 2015, cuando en la tercera entrada aceptó un rally de 5 carreras en la derrota 6-1 en casa contra los Azulejos de Toronto. Luego, en 2016, también en Yankee Stadium, se fue sin decisión en la derrota 5-3 contra los Astros de Houston. La de este 2017 es sin duda su peor actuación den un Día Inaugural. #Béisbol