Los últimos 4 equipos con vida en la conferencia este comienzan sus respectivas series buscando acercarse al sueño de levantar el trofeo Larry O’Brien. En la primera ronda, todos las escuadras de siembra alta lograron avanzar dejando los encuentros entre Boston enfrentando a Washington, y la repetición de la final de conferencia de la temporada pasada: Toronto y Cleveland.

¿Revancha o dominio?

Los equipos más constantes en la conferencia este en la últimas tres temporadas se vuelven a ver las caras en #Playoffs. La campaña pasada Cleveland logró sellar 4 a 2 la serie que lo llevaría a las finales y eventualmente al primer título de la franquicia.

Anuncios
Anuncios

Para este año, la tendencia de victorias no cambió de bando, en la temporada regular los Cavaliers ganaron 3 de 4 encuentros por un promedio de 3 puntos. El único encuentro que ganaron los canadienses, fue el cierre de la temporada regular (y el primero que jugaron con los refuerzos Serge Ibaka y PJ Tucker) por 15 puntos.

En playoffs se han visto realidades diferentes, Cleveland se ha visto dominante, como un equipo listo para repetir el título, barriendo su serie inicial contra los Pacers [VIDEO]. En la misma, #LeBron James promedió 54% de tiros de campo y lideró al equipo junto a Kyrie Irving y Kevin Love, que lograron mostrar la versatilidad y potencial que tiene la escuadra esta temporada, sobre todo con la adición del tirador Kyle Korver. Aunque los Cavs llegaban a los playoffs con 4 derrotas en fila, recuperaron rápidamente el paso y vuelven a parecer actuales campeones.

Anuncios

En el caso de Toronto, vivieron una pesadilla de serie contra Milwaukee y su futura súper estrella Giannis Antetokounmpo. Los Bucks lograron ganar dos partidos de la serie ante un equipo mucho más experimentado, encuentros donde además expusieron las fallas de los Raptors. Inclusive siendo un equipo con dos all stars y seleccionados nacionales de Estados Unidos, mostraron que también tienen tendencia a estancarse a la ofensiva (solo tuvieron un juego superando su promedio de anotación en la temporada regular, 106.9, durante la serie) y con problemas para defender a otros jugadores estelares (Giannis promedió 53% en tiros de campo en la serie).

La semifinal parece estar inclinada a los Cavs, que han mostrado un paso constante en playoffs. Los Raptors, aún no consiguen explotar el potencial de los jugadores que adquirieron para esta temporada. Todavía no parecen una amenaza seria para los Cavs.

Boston golpea primero

La serie inició con victoria de Boston 123 a 111, a pesar de haber comenzado perdiendo 20 a 3 y detrás en el marcador hasta la mitad del tercer cuarto.

Anuncios

El juego inaugural de las semifinales fue físico, tanto que le costó a Isaiah Thomas un diente y una lesión a Markieff Morris.

Washington no supo aprovechar la ventaja que inicialmente tuvo y se le fue complicando lo que en algún momento parecía una paliza a su favor. Su producción ofensiva se fue secando a lo largo de los periodos (anotaron 38 en el primero, 26 en el segundo, 16 en el tercero y una sequía de 4 minutos sin anotar empezando el cuarto). La salida por lesión de Markieff Morris influyó en que Boston explotará en la ofensiva, anotando 35 puntos en el segundo cuarto y 36 en el siguiente, incluyendo 19 triples, empatando la mayor cantidad que los Celtics en playoffs.

La lesión de Morris será clave el resto de la serie. Washington tuvo que involucrar a jugadores que han tenido poca rotación a lo largo de la temporada para suplir llenar ese hueco. Marcin Gortat tuvo un gran primer juego en cuanto a estadísticas, pero tuvo problemas en la segunda mitad para defender la pintura y capturar rebotes cuando cubría a Horford lejos del aro. Boston mostró su talón de Aquiles ante Chicago, que fue defender la tabla (los Bulls tuvieron 4 partidos con más de 10 rebotes ofensivos en la serie). Y en el caso de que la lesión de Morris fuera grave, Boston podría aprovechar la ausencia del segundo mejor jugador de Washington en la pintura.

Washington se lamentará no haber aprovechado a tres jugadores con doble-doble en el juego 1 (Wall, Gortat y Porter), ni las 16 asistencias de John Wall. En Boston, sigue creciendo la confianza y el momentum, ligando su quinta victoria consecutiva esta postemporada. Ambas quintas tienen un tendencias similares, como recaer en el éxito de sus perimetrales (Thomas y Bradley para Boston, Wall y Beal con Washington) para sacar victorias y sufrir con el juego defensivo en la pintura. Pero Boston ha mostrado más profundidad en su banca y una rotación más eficiente, que podrías ser la diferencia en el resultado de la serie. #NBA