Alguna vez #México y Uruguay se pelearon a un futbolista para integrarlo a su selección nacional rumbo a una Copa América 2007. Ese fue Nery Castillo, jugador habilidoso que causaba sensación en la liga griega con el Olympiacos. Al final, la selección mexicana bajo el mando de Hugo Sánchez convenció al oriundo de San Luis Potosí, quien más adelante marcaría un gol memorable contra Brasil.

Una década después y tras tres años de inactividad, Nery abandonó las canchas para dedicarse a su propio negocio ubicado en Grecia, llamado Nery's fishing, donde vende artículos de pesca. Conozcamos un poco más la historia de Castillo y las poderosas razones que lo orillaron a buscar la calma en otra actividad.

Anuncios
Anuncios

Origen de Nery Castillo

Nery Alberto Castillo Confalonieri nació el 13 de Junio de 1984 en San Luis Potosí, México, cuando su padre, de nacionalidad uruguaya, era futbolista profesional y jugaba en la liga mexicana. A los 16 años fue reclutado por el Olympiacos, donde jugó siete temporadas. Su talento llamó rápidamente la atención de los visores del Manchester United, pero por un problema burocrático no logró su pase al fútbol inglés.

De crack a trotamundos

Como gran goleador del Olympiacos y figura del TRI en la Copa América de 2007, los reflectores apuntaban a él; sin embargo, cuando Nery fue transferido al Shakhtar de Ucrania por 20 millones de Euros, algo no iba bien con su familia. Sus padres tenían cáncer y él ya no rendía en la cancha.

En los siguientes once meses se quedó solo, no pudo despedirse de sus seres más queridos antes de que murieran, Nery comentó en un reportaje para la cadena ESPN que "no supo cómo llevar esos momentos".

A partir de ese momento ya no fue el mismo, pasó sin pena ni gloria en varios equipos de todo el mundo: Manchester City, Dnipro, Chicago Fire y Aris de Salónica.

Anuncios

En 2012 llegó a México, donde defendió los colores del Pachuca y León. En 2013 fue vendido al Rayo Vallecano, y finalmente se retiró al no conseguir equipo ni en tercera división.

Nery Castillo nunca pudo superar la pérdida de sus padres, y prefirió alejarse del deporte que le impidió estar con ellos en sus últimos días. Ahora busca la calma y disfruta de su pasatiempo favorito, la pesca.

Con el TRI jugó 21 partidos y marco 6 goles. En su vitrina tiene seis ligas y dos copas griegas y una UEFA, que le sirven para recordar lo que algún día fue. #Deportes #Futbol