La mejor versión de la Vecchia Signora confirmó esa calificación que no pocos analistas le han dado, y venció con autoridad a un Barcelona combativo, como siempre, pero poco ordenado y proclive a fallas defensivas que le costaron el partido. Se confirmó, además, que en el Juventus Stadium, difícilmente pocos pueden salir con vida.

El partido arrancó sin contratiempos, aunque bajo la sombra de los acontecimientos inmediatos en Alemania, tras las explosiones registradas poco antes junto al autobús del Borussia Dortmund, lamentable hecho que obligó a cancelar el otro partido de la UEFA Champions League agendado para este martes.

Anuncios
Anuncios

Pero en Italia no había motivo para esperar, y puntual, comenzó quizá el duelo más llamativo de esta fase.

Era apenas el minuto siete, cuando un desequilibrante Paulo Dybala recibió un pase directo de Cuadrado. El argentino, de espaldas al arco, en los lineros del área chica, giró 180 grados y mandó un tiro raso con la izquierda, con la complicidad de la defensa blaugrana, que no logró nada para tapar un gran hueco por donde la bola se dirigió al ángulo inferior derecho del alemán Stegen.

Fiel a su estilo de lucha permanente, el Barça se fue al frente, donde una impenetrable defensa simplemente frustraba cada intento. Apenas llegaba el minuto 22, cuando Dybala, otra vez, entraba apenas a la zona del área grande y, de nuevo, su zurda buscó el mismo ángulo para marcar el segundo; como en el primero, el guardameta teutón nada tenía por hacer.

Anuncios

El resto del primer tiempo y el inicio del segundo atestiguaban un dominio culé evidente, en cuanto a posesión, mientras que los anfitriones sólo defendían con calma e inteligencia, confiados ya en el marcador, y en espera de los rompimientos de juego que no faltaron.

Fue en el 55 cuando el defensa Giorgio Chiellini se apersonó en el área chica rival, para aprovechar la mala marca de los catalanes, otra vez, y de cabeza cruzada frente al marco, colocó la bola también a la derecha del cancerbero alemán, impotente nuevamente.

Comandados por el tridente MSN, los de España nada lograron ante la portería de Gianluigi Buffon y la sólida defensa que lo resguardaba. Los embates constantes pero pocos certeros de la visita, nada lograron para mover el marcador el resto del partido.

Errores arbitrales

El polaco Marciniak, árbitro central, el mismo que vio caer al Barcelona 0-4 en París, en la ronda de octavos, hoy observó de nuevo perforada la cabaña de los visitantes en tres ocasiones. El marcador acaso habría sido distinto, de no ser por varios errores de gravedad, adjudicables a él y a sus asistentes, que afectaron a ambas escuadras.

Anuncios

Dichos yerros del cuerpo arbitral, sin embargo, no le quitan mérito a una Vecchia Sigora que aprovechó su localía, su ordenamiento, la falta de contundencia y errores defensivos de los campeones españoles. Éstos, ahora, no tienen más opción que repetir una remontada épica el próximo martes 18, en el Cam Nou, si pretenden traerse de vuelta la Orejona a sus vitrinas.

La Juventus de Massimiliano Allegri, no obstante, luce mucho más sólida y brillante que el París Saint Germain. #Cuartos de la Champions #Barça vs Juventus #Champions League