Un duelo ya tradicional en instancias finales de la Liga de Campeones de Europa, tomando como referencia los años recientes, y otro, que medirá a un grande contra la revelación, serán las semifinales de la presente edición del Torneo más importante del balompié de clubes de Europa.

Madrid, ciudad que ha visto cómo sus dos principales clubes han disputado el título continental en 2014 y 2016, esta vez aseguró un participante en la final de Cardiff el venidero sábado 3 de junio con el enfrentamiento entre el favorito Real y el siempre peligroso Atlético.

La semifinal madrileña se disputará en el Santiago Bernabéu la ida el martes 2 de mayo y en el Vicente Calderón la vuelta el miércoles 10.

Anuncios
Anuncios

En tanto, Mónaco recibirá el miércoles 3 en el Luis II del Principado a Juventus, que le devolverá el favor el martes 9 en Turín.

No habrá final española

Un sorteo, que a muchos simpatizantes de la liga española no les causó gracia, toda vez que esperaban tener al menos la posibilidad de volver a copar el partido decisivo con dos de sus equipos. Para el conjunto “colchonero” representa una nueva oportunidad de tomar desquite de las dos finales perdidas ante su rival citadino y de la eliminación tempranera en cuartos de final de la edición 2014-15. Se puede decir que el lema es “a la cuarta será la vencida”.

Una serie muy pareja y equilibrada. Los merengues son favoritos, más por su gen competitivo en estas instancias, que por su funcionamiento colectivo. El peso de sus individualidades suele inclinar la balanza a su favor.

Anuncios

Aún está en la retina mundial, la polémica que se generó en la serie de cuartos de final ante Bayern Múnich, por las cuestionables decisiones del árbitro húngaro Víctor Kassai, las cuales favorecieron claramente al once de Zinedine Zidane.

A su vez, el Atlético se volvió a instalar en una fase importante de Champions League, basados principalmente en su buena defensa, aún cuando su funcionamiento tampoco ha sido el mejor. El conocer muy bien a su rival, les da opciones de poder superarles más, tomando en cuenta que serán dos compromisos, lejos de la presión anímica que hubiese representado medirlos otra vez en un partido único por el título.

Mucha paridad. La lógica apunta a una serie de pocos goles, como ha sido la característica reciente en los derbis madrileños. La clave, se antoja, será quien pueda anotar más goles en condición de visitante.

"Bianconeros" favoritos

Dos veces se han visto las caras italianos y franceses en instancias decisivas de la Champions League. La más reciente en cuartos de final de la 2014-15, en la que la “Vecchia Signora” avanzó a semifinales, para posteriormente ceder en la final ante Barcelona.

Anuncios

Juventus ha superado a Mónaco en ambas ocasiones. Los galos buscarán que la tercera sea la vencida, pero luce difícil.

Será un duelo entre la mejor defensa del Torneo y uno de los equipos con mayor poderío ofensivo. Los Chiellini-Bonucci versus los Mbappe-Falcao. La experiencia de los italianos, liderados por el inagotable Gianluigi Buffon y jugar la vuelta en su estadio, donde son casi imbatibles parecen ser las condiciones más pesadas para considerarlos favoritos.

Tras eliminar a un gris Barcelona sin permitirle goles en 180 minutos, los bianconeros reafirmaron su candidatura al cetro, en un Torneo que valga la pena decir, no se les da históricamente bien. Han disputado ocho finales, y solo han podido levantar “La Orejona” en dos ocasiones. 1985 ante el Liverpool (el día de la tragedia de Heysel) y 1996 ante el Ajax por penales. Si vamos más allá, los turineses han cedido en las cuatro finales recientes disputadas. 1997 ante el Borussia Dortmund, 1998 ante el Real Madrid, 2003 ante el Milan y 2015 ante el Barcelona. Una loza con la que tendrán que lidiar si confirman el favoritismo ante los monegascos.

Del lado francés, nada que perder y sí mucho que ganar. Juventud, rapidez y descaro son las características de este conjunto, que viene de dejar en la cuneta a clubes con mayor poderío como Manchester City y Borussia Dortmund. Precisamente, ese desenfado puede jugar a su favor ante la obligación de Juventus. Ganar en su estadio en la ida será fundamental para tener alguna opción. Mónaco ya perdió una final de Champions League en 2004 ante el Porto de Portugal.

#Futbol #Deportes