Manchester United por su parte, dio un paso más atrás hacia los primeros cuatro lugares con un nuevo descalabro, en Londres. Los dos equipos jugaban todas sus cartas y no querían dejar escapar una oportunidad importante.

El partido comenzó, y en los primeros minutos, ambos arqueros intervenían para evitar la caída de sus respectivos arcos. Primero Petr Cech, tras encarar mano a mano a Anthony Martial y rechazar su tiro a primer poste. Posteriormente, David De Gea hacía lo propio ante Aaron Ramsey.

#Arsenal era dueño del partido, controlaba la posesión del esférico, pero Manchester United se paraba bien en defensa. Pasaron los minutos y las acciones iban disminuyendo gracias al manejo de las dos escuadras dentro del mediocampo.

Anuncios
Anuncios

Los “#Gunners” intentaban abrir el marcador, pero no hallaban profundidad en el último sector del terreno. Media hora después, Alexis Sánchez generó jugadas de peligro que estuvieron cerca de entrar a portería. Primero mandó su disparo por arriba de la portería visitante; segundo, centró y su compañero no pudo terminar la acción. Oxlade-Chamberlain optó por tirar desde fuera de área y David De Gea defendió a dos manos esa oportunidad.

Manchester United sólo replanteaba y no trabajaba mucho para incomodar al conjunto londinense, [VIDEO] y fue así como al medio tiempo nos fuimos sin goles en el Estadio Emirates. La parte complementaria Arsenal atacó más, pero sin incomodar al rival. Fue hasta el minuto 53’ que se rompió el cero, en una jugada en la que el suizo, Granit Xhaka, definió con un zurdazo fuera del área, que fue ligeramente desviado por Ander Herrera, lo que mandó el balón hasta las redes, sin nada que hacer para De Gea, y así, los locales ganaban 1-0.

Anuncios

Los “Gunners”, no se conformaban con la mínima ventaja y tres minutos después ampliaron el marcador. Danny Welbeck con un remate de cabeza potente, superó al guardameta español y colocaba el 2-0 para el cuadro del Norte de Londres. Manchester United ajustó a sus jugadores, con la entrada de Jesse Lingard y Marcus Rashford, pero su ingresó no marcó diferencia. Wayne Rooney intentó acortar distancias en un par de ocasiones; sin embargo, el esfuerzo no era suficiente. Arsenal se conformaba con el 2-0, seguía con la posesión de la pelota y no parecía ir por más.

El colegiado pitaba el final del encuentro y Arsenal sacaba un triunfo merecido que lo pone en lucha de puestos de Champions League. Manchester United alejó más ese sueño; mientras Manchester City y Liverpool tienen esas plazas para competiciones europeas. #ManU