El pasado viernes, Joseph Erarly, el fiscal del Distrito de Worcester, publicó un reporte con documentos sobre la muerte de Aaron Hernández, ex jugador de los New England Patriots, quien se suicidó colgándose con una sábana al interior de su celda en el centro penitenciario de Souza-Baranowski, en Shirley, Massachusetts, el 19 de abril de este año.

Entre los documentos se encuentra la carta que Hernández dejó a su prometida, Shayanna Jenkins Hernández, en la celda junto a otras dos cartas; una dirigida a otro preso, Kyle Kennedy, al parecer amante del ex jugador de la #NFL, y la otra a su hija.

Desde el inicio, el suicidio de Hernández parecía un misterio, sobre todo porque ocurrió unos días después de que la Corte decidiera absolver al ex ala cerrada de los Patriots por los homicidios de Daniel de Abreu y de Safiro Furtado, quienes fallecieron en un tiroteo en Boston en 2012.

Anuncios
Anuncios

Pero las palabras que #Aaron Hernández le dirige a su prometida en la carta develan un poco el enigma de su muerte.

Extracto de la carta

“Shay”, dice la carta, “tú has sido siempre mi alma gemela. Quiero que vivas tu vida y sepas que siempre estaré contigo. ¡Indirectamente, te dije lo que iba a ocurrir! Te amo demasiado y sé que eres un ángel (¡literalmente!). ¡Nos dividimos en dos para venir a cambiar el mundo! ¡Tu personalidad es la de un ángel y la definición del amor de Dios! Cuenta mi historia completa pero nunca pienses en nada más que en lo mucho que te amo. ¡Este fue el plan del Todopoderoso, del Supremo, no fue el mío! ¡Te amo! Dile a (tachado) lo mucho que la quiero. Después busca a (tachado) y a (tachado) por mí, son mis chicos. (Eres rica.)”

Sin dinero la familia de Aaron Hernández

El patrimonio del ex jugador de la NFL era de cero dólares, salvo por la mansión que compartía con su novia y su hija, valorada en un millón trescientos mil dólares y que está a la venta por orden de un juez para que el dinero sea entregado a los familiares de Odin Lloyd, quien fuera asesinado por Hernández en 2013, pero las palabras del ex ala cerrada de los Patriots, “Eres rica”, despejan las dudas sobre su suicidio, pues este fue cometido para dejar alguna herencia a su familia.

Anuncios

Según una antigua aunque vigente legislación en Massachusetts, el Estado puede suprimir las condenas de un acusado en caso de que este fallezca en la cárcel antes de que se lleve a cabo su proceso de apelación (como es lo que ocurre en el caso de Hernández). Como consecuencia de lo anterior, los New England Patriots deberían de pagarle a la familia la cantidad de 6 millones de dólares por despido injustificado, pues Hernández sería entonces un hombre inocente. Los documentos que tiene la fiscalía indican que el ex jugador de los Patriots conocía esta ley.

Sin embargo, los fiscales están haciendo todo lo posible para que no proceda dicha ley y que la condena de Aaron Hernández continúe incluso post-mortem. Por otro lado, si Patriots le paga esos seis millones a Shayanna Jenkins el dinero estaría en disputa por la demanda civil que la familia de Odin Lloyd interpuso en contra del ex jugador.

El reporte también indica que Hernández pertenecía a una violenta pandilla denominada Bloods, que inició en California y que se expandió hacia la Costa Este.

Anuncios

La familia y abogados de Aaron Hernández insisten en que él no tenía intención de suicidarse, empezaron una investigación independiente de la que lleva a cabo la fiscalía para esclarecer su muerte y criticaron a las autoridades por filtrar a los medios de comunicación información tan delicada sobre este caso.

De cualquier manera, la fiscalía intentará usar la carta dirigida a la novia de Hernández para tratar de mantener la condena por asesinato, porque de otra manera, argumentan los fiscales, se premiaría un acto voluntario, deliberado y consciente del acusado con miras a obtener algún provecho económico. #Deportes