De concretarse la llegada del peruano Raúl Ruidíaz a Cruz Azul en los próximos días, el delantero de 26 años se enfrentará al reto deportivo más grande de su carrera, hasta el momento, por lo que enfundarse la elástica celeste representa en la actualidad.

En el tema específico del centro delantero, han pasado 22 jugadores en los últimos diez años que no han logrado convertirse en el hombre gol que #Cruz Azul necesita, salvo por el honroso caso del argentino Emanuel Villa, último campeón de goleo del club gracias a sus 19 tantos obtenidos en el Apertura 2009.

Nombres, incluso con cartel internacional, como los del argentino Mariano Pavone, el paraguayo Roque Santa Cruz y el colombiano Teófilo Gutiérrez, que en su momento sonaron con bombo y platillo para la institución, terminaron por convertirse en promesas truncas que nunca marcaron una notable diferencia en la cancha.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, el reto para Ruidíaz va más allá de lograr consolidarse una vez más como el goleador que ha demostrado ser en la Liga MX, pues Cruz Azul acarrea un nivel de reflectores y presión, tanto institucional como mediática, al que nunca se ha enfrentado en sus años como futbolista, incluyendo la reciente salvación del descenso para Monarcas #Morelia.

“La máquina”, -mote con el que el cronista mexicano Ángel Fernández bautizó a Cruz Azul en los setentas por el fútbol espectacular que practicaba el equipo- se encuentra sumida en una crisis de resultados, toda vez que ha sido incapaz de clasificar a la liguilla en seis torneos, racha más larga sin postemporada regular para uno de los cuatro equipos denominados “grandes” en el fútbol mexicano.

Esta racha sin ‘fiesta grande’ se ha sumado a la presión con la que el club ha lidiado temporada tras temporada desde la última vez que se alzó con la liga, en el invierno del ’97, gracias a las seis finales domésticas y tres internacionales que no han podido sumar a su palmarés.

Anuncios

En el Invierno ‘99 comenzó la "maldición" que ha arrastrado Cruz Azul, al perder en casa contra Pachuca la final de la competición doméstica y en 2001 se le escapó la posibilidad de ser el primer club mexicano en levantar la Copa Libertadores frente a Boca Juniors.

Siete años más tarde, perdió consecutivamente las finales del Clausura 2008 y Apertura 2008 frente a Santos y Toluca; posteriormente, en 2009 lo derrotó el Atlante por el pase al Mundial de Clubes en la final de la CONCACAF Liga de Campeones y más tarde en ese mismo año cayó frente a Monterrey en la final del Torneo Apertura.

Finalmente, en el 2013 vino la derrota más dolorosa para los celestes, pues en la final del Clausura, tras ir aventajados 2 a 0 en el global, América empató la serie en los últimos minutos, con gol del arquero Moisés Muñoz incluido, envió la serie definitiva a tiempos extra y después materializó la remontada por el título en la tanda de penales.

En caso de fichar por el equipo de La Noria, Ruidíaz tendrá como única competencia a Martín Cauteruccio, ex San Lorenzo de Almagro, pues el paraguayo Jorge Benítez, que llegó como refuerzo procedente del Olympiacos griego para el Apertura 2015, ha sido puesto como transferible después de cosechar 18 goles en 56 partidos a lo largo de cuatro temporadas.

Anuncios

#LigaMx