Tras la final de la Liga MX, en la que Chivas de Gudalajara se impuso 4-3 en el marcador global ante Tigres, los jugadores del equipo de Nuevo León no quedaron para nada contentos.

Uno que demostró abiertamente su malestar, fue el delantero chileno Eduardo Vargas, quien en la ceremonia de premiación, se rehusó a recibir la medalla de subcampeón y se vio envuelto en un incómodo forcejeo con el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla.

Tras el incidente, las críticas no tardaron en salir a luz.

Anuncios
Anuncios

De hecho el mismo Bonilla aseguró al medio chileno CDF Noticias que lo que vivió con Turboman, es algo que jamás le había pasado y que nunca se había visto en el fútbol mexicano.

Además enfatizó que el hecho es, además de triste, una falta de respeto, porque cuando se es profesional hay que estar a la altura de las victorias y las derrotas, porque los futbolistas son ejemplos para los niños y claramente en la premiación no lo fue.

El hecho protagonizado por Vargas será llevado a la comisión de disciplina de la Liga MX y "ellos evaluarán si corresponde un castigo", sentenció Bonilla.

Además de su cuestionable comportamiento, el chileno no tuvo un buen fin de temporada con los Tigres, fue suplente en la final y en toda la última parte del campeonato y marcó tan sólo tres goles.

VER: BOMBA | Se definió el futuro de Zlatan Ibrahimovic

VER: FÚTBOL DE ESTUFA | Rumores, altas y bajas de la Liga MX #LigaMx #Futbol