Por tercera temporada consecutiva, los Cavaliers de Cleveland volverán a enfrentar a los Warriors de Golden State en las #Finales, aumentando las razones para creer que esta puede terminar siendo una de las grandes rivalidades en la historia de la #NBA.

Ambos equipos llegan a las finales después de haber dominado sus respectivas zonas en los playoffs, Golden State con una histórica racha sin conocer la derrota a lo largo de las 3 primeras rondas y Cleveland únicamente cediendo una victoria en las finales de conferencia ante Boston.

Los californianos llegaban a la postemporada con la duda del desempeño que tendría Durant después de la lesión que sufrió a fines de la temporada regular.

Anuncios
Anuncios

A esas preocupaciones se le agregó la ausencia del entrenador Steve Kerr, quien recayó en la los dolores de espalda que lo habían dejado fuera la temporada pasada.

Las preocupaciones fueron en vano, los Warriors regresaron a playoffs en una mejor versión que en las temporadas pasadas cuando disputaron las finales. Golden State ha sido un equipo inmejorable, con una ofensiva productiva e incluyente y una defensiva apabullante que sigue rompiendo récords.

Para Cleveland, la realidad no fue muy diferente. LeBron logró llegar a su quinta final de NBA estando en el equipo sembrado #2 en su conferencia desde el 2011.

Los Cavs preocuparon durante el cierre de temporada regular, cuando perdieron sus últimos cuatro encuentros, pero respondieron de manera inesperada, superando los heroicos esfuerzos de Paul George, a los renovados Raptors y finalmente, acabaron 4 a 1 la esperada serie contra Boston.

Anuncios

Defendiendo la corona

Los Cavs llegan como defensores del título y además presentando su mejor versión en mucho tiempo. Cleveland llegó a las finales con un paso no tan dominante como el de sus rivales en la final (perdieron un partido contra Boston), pero han convencido con lo que han mostrado.

Para esta temporada no cambió la presentación de los Cavs: no es un equipo diferente, más bien mejorado y renovado. A pesar de haber perdido a Matthew Dellavedova, se hicieron de los servicios de Kyle Korver, uno de los tiradores de triples más certeros en la historia de la liga (ha anotado el 48% de sus triples intentados desde su llegada) y Deron Williams, un base experimentado que le ha permitido más descanso a Kyrie Irving.

Bajo la guía de un coach más maduro (Tyronn Lue) y un altruista LeBron James, los Cavs tienen el mejor porcentaje en tiros de campo en los playoffs (50.7%) y durante la serie contra Boston, las 3 estrellas (James, Irving y Love) promediaron más de 20 puntos por partido.

De retorno a la cima

En esta edición, los Warriors llegan como un equipo muy diferente al de las dos finales anteriores. Buscando fortalecer a la quinteta californiana, cedieron a jugadores con roles más pequeños para traer a Kevin Durant.

Anuncios

La llegada de la superestrella significó la pérdida de Harrison Barnes, Andrew Bogut (quién acabó firmando esta temporada con Cleveland, pero se lesionó), Leandro Barbosa, Marreese Speights, Festus Ezeli y Anderson Varejao.

Aunque parecía que la adquisición de Durant le quitaría profundidad a la rotación, la escuadra se ha ajustado al esquema del coach Steve Kerr. Golden State terminó como líder de la liga en temporada regular (67 victorias y 15 derrotas) e invictos en playoffs.

El nuevo cuadro titular representa una amenaza tanto a la ofensiva como a la defensiva para sus oponentes. Anotando más de 100 unidades en todos los partidos de playoffs, el equipo ha mostrado pocas carencias ofensivas, capacidad para remontar (perdían por 25 contra los Spurs) y constancia en ambos lados de la duela.

Recordando las finales

Las finales del 2015 se vieron afectadas por la ausencia de Kyrie Irving y Kevin Love por lesión, que obligaron a jugadores de rotación como Iman Shumpert o Timofey Mozgov a tomar roles estelares en la serie, lo que facilitó la tarea para los Warriors, que contaban con su cuadro titular completo. A pesar de que LeBron James promedió 35.5 puntos y 13 rebotes, la serie terminó en 6 partidos favoreciendo a Golden State.

La temporada 2016 será recordada por dos razones muy diferentes que implican el mismo resultado: la final que Cleveland ganó estando abajo 3 a 1 o el título que Golden State no ganó estando 3 a 1.

En las primeras tres victorias de Golden State en la serie, llegaron a promediar 107.3 a la ofensiva y permitieron tan solo 87.6. Pero el cuarto juego tendría la suspensión de Draymond Green, que resultaría clave para el éxito de los Cavs.

En el juego 5, Irving y James se combinarían para anotar 82 puntos y lograron que solo 2 jugadores de Golden State anotaran arriba del 45% en tiros de campo. LeBron volvería a anotar 41 unidades en el juego 6 para lograr la segunda victoria en fila y forzar el séptimo juego de la serie.

El juego 7 de las finales sería protagonizado por Lebron James y compañía, que secaron a los Splash Bros, limitando al equipo de la bahía a tirar 38% en tiros de campo. El partido se definiría en los últimos minutos con una tapa icónica de LeBron a Iguodala y un triple de Kyrie Irving para sellar el primer campeonato en la historia de los Cavs.

La tercera edición

De las tres ediciones que se ha disputado este encuentro, parece que esta será la mejor. Draymond Green ha sido muy claro con sus comentarios, los Warriors aún tienen presente la mala pasada de las finales y buscan regresar al trono.

Esta vez ambas escuadras llegan sin bajas relevantes (Pachulia espera estar listo para el juego y McCaw aún está en duda) y descansados. Aún no se ha presentado ningún incidente entre las escuadras, pero ya se ha hablado de este escenario. Green, quien ha estado muy activo dando declaraciones, comenta que quieren "aniquilarlos”.

Esta edición de las finales contará con 8 jugadores que han estado en los equipos all-NBA. 3 MVPs de la liga (Durant, James y Curry) e inclusive los entrenadores ganaron sus respectivos anillos cuando estaban en su etapa de jugadores.

La expectativa de estas finales sin duda supera a sus dos anteriores. Cualquiera que sea el campeón podría cimentarse en el legado de las leyendas de la NBA

El partido inicial será el primero de junio en el Oracle Arena en San Francisco, hogar de los Warriors. #LasFinales