Se antojaba un poco difícil poder ver una voltereta histórica por parte del cuadro del principado, tras perder en casa 2-0, ante, la que es, indudablemente, la mejor defensiva de Europa en estos momentos, pero eso no impediría que los franceses, intentarían buscar la hazaña.

El duelo empezó como era obvio, con un Mónaco atacando, a una defensiva de la Juventus que no daba el más mínimo espacio para poder ver un gol de ventaja para los del Principado, esto duró aproximadamente 20 minutos, ya que a partir de este minuto, la #Juve empezó a emparejar el trámite del partido con tres extraordinarios contragolpes, perfectamente bien rechazados por el cancerbero croata, Danijel Subasic, quien mantenía su marco en 0 prácticamente de milagro, tras detener un mano a mano contra Higuain, y otro contra Mandzukic, sin embargo, el tercero rompería el partido, y a pesar de una enorme doble atajada del propio Subasic, ante los remates de su compañero de selección, Mario Mandzikic, el tercer rebote al croata lo dejo, con balón dominado, y con el arquero vencido, lo que le permitió abrir el marcador.

El duelo se jugaba bien, con intensidad, pero de manera legal, las cosas empezaron a pintar bien para los franceses, cuando al minuto 10, la Juve tuvo que hacer un cambio forzado por la lesión del alemán, Sami Khedira, sin embargo, el gol fue una cubetada de agua fría para los del principado, quien, a partir de ese punto, perdió toda idea de cómo atacar, cada vez eran más predecibles sus jugadas, en las que solamente Mbappé significaba cierto peligro para el conjunto de Turín.

Anuncios
Anuncios

Esto se puso todavía más difícil para el Mónaco, cuando al 44, apunto de terminar el primer tiempo, Dani Alves definió con una impresionante bolea, el segundo tanto de los italianos, lo que obligaba a Mónaco a anotar 4 para llegar a Cardiff, terminó el primer tiempo, con un claro ganador y todo parecía indicar que la Vecchia Signora del Calccio volvería a una final de #Champions.

Mónaco no se dio por vencido, y siguió manteniendo la posesión, sin embargo, la poca idea de ataque era evidente, mientras que la Juve a punta de contragolpes, se cansó de fallar manos a manos contra el arquero Subasic que estuvo en plan grande durante esta semifinal. La esperanza regresaría para los de Francia cuando a 69, y como ya había comentado, Mbappé abrió el marcador en lo que parecía el gol de la dignidad para los del principado.

Anuncios

El partido se ensuciaría cuando se volvió notoria la desesperación del cuadro francés, cada vez pegaban más, lo que obligo, al técnico italiano, Massimiliano Allegri, a sacar a “la joya” Dybala, para evitar una lesión, ya que los de Mónaco estaban metiendo fuerte la pierna.

Esto se hizo más evidente cuando, el polaco Kamil Glik, soltó un brutal pisotón a Gonzalo “el pipita” Higuain, lo que comenzó conatos de bronca por todo el terreno de juego, e incluso llevo a Mandzukic a buscar la revancha soltando un codazo a Mbappé, que pudo, tranquilamente, ser marcado como penal a favor de los franceses.

Al final, y a pesar del pésimo arbitraje, la Juve ganó con cierta tranquilidad y se medirá en Cardiff ante el ganador de la vuelta del clásico de la capital española, cuando el Atlético de Madrid busque una hazaña aún más grande que la que buscaba hoy Mónaco, e intente voltear el 3-0 de la ida ante el actual Campeón de la Champions, el Real Madrid. #FinalEnCardiff