Un par de horas antes, pudimos observar un duelo entre Monterrey y Tigres desde el Estadio BBVA en el que el conjunto tecnológico nunca fue rival de los felinos, más bien, parecía que Tigres incluso le estaba teniendo compasión a los rayados.

Debido a que la hazaña santista era aún mayor que la que buscaba el conjunto rayado, muchos, incluyendo a su servidor, dábamos por muerto al conjunto lagunero, sin embargo, si algo demostró el conjunto de la laguna fue tener una dignidad y amor propio como pocos en el futbol mexicano y es que ganaban cada balón, nunca dejaron de correr e hicieron figura a #Talavera en más de una ocasión.

Anuncios
Anuncios

Queda claro que la diferencia de goles aseguraba prácticamente a Tigres y #Toluca su respectivo puesto en semifinales, sin embargo, había que jugar la vuelta y por lo mismo, también queda claro que no le pusieron la misma seriedad los choriceros y los felinos, mientras que unos iban ganando desde el primer tiempo, con una gran ejecución de tiro libre de Gignac, los otros iban perdiendo 1-0 con autogol de Triverio.

#Santos no dejó de atacar en todo momento, incluso, cuando se pensaba que con el empate a 1 del Toluca, por parte de Toño Ríos, el conjunto de Torreón se vendría abajo, sabiendo que tendría que anotar otros 4, nunca fue así, y esto se notó cuando al 44, justo antes del final del primer tiempo, Ulises Rivas volvió a poner en ventaja al conjunto lagunero y posteriormente, al 59, recién empezada la segunda mitad, Julio Furch, aprovechó un rebote de Talavera para poner el 3-1.

Santos no dejó de atacar en todo momento, Jonathan Rodríguez falló un par de ocasiones claras, mientras que otro par fueron monumentalmente salvadas por el cancerbero choricero, Alfredo Talavera, por su parte, también se acercó Furch y Djanniny Tavares pero también fueron detenidos por parte de la defensa choricera.

Anuncios

Quedó claro al final del partido que Santos fue mucho mejor que Toluca en la vuelta, sin embargo, y aunque le costó, al final Toluca se pudo adaptar al juego lagunero y si bien jugaron casi formados en su propia meta, cada minuto complicaban más la posibilidad de la remontada santista que fue superior en condiciones y futbol, pero sobre todo, en velocidad, en este aspecto, parecían dos equipos de ligas diferentes y si bien Santos no pudo completar la hazaña, queda claro que pueden irse con la frente en alto, sabiendo que ellos sí hicieron todo lo posible por remontar el marcador pero también queda claro que esto es liguilla y no pueden aspirar a nada con el pésimo primer partido que dio Santos en la Laguna.

Al final, el conjunto mexiquense pudo sacar la renta necesaria para salir avante del encuentro, ahora ser tendrá que poner a pensar en sus próximos rivales y darse cuenta que los partidos en liguilla son a 180 minutos y se tienen que jugar, aunque parezcan de trámite.