La fecha se aproxima, el 6 de mayo al fin chocarán en la T-Mobile Arena de Las Vegas, Nevada, los dos boxeadores mexicanos más populares de los últimos años: Saúl, "El #Canelo" Álvarez, de 26 años, contra Julio César Chávez Carrasco, alias "El Junior", de 31.

¿Qué podemos esperar de esta pelea?

Tradicionalmente los combates entre pugilistas mexicanos han sido explosivos y muy aguerridos, técnicos pero sin abandonar el espectáculo que sólo otorga el intercambio de puños. Lo cierto es que las carreras de ambos boxeadores han sido sumamente cuestionadas.

Del Canelo se dice que fue un invento de la televisora más importante de México, que le construyó un nombre dándole buena publicidad (inflándolo) a la par que lo enfrentó contra rivales que se encontraban en el ocaso de su profesión y ya van de salida, como Mosley, Cotto y Amir Khan.

Anuncios
Anuncios

Los reproches contra El Junior, critican que viva bajo la eterna sombra de su padre, "El César del #Boxeo", que tuvo un talento y palmares prácticamente imposibles de ser igualados, además de la inconsistencia, los escándalos, las sanciones y la falta de concentración y profesionalismo.

Pero todas estas críticas, lejos de ir en detrimento de la expectativa por la pelea, han aumentado de forma exponencial el morbo por ella.

Han sido años de "dimes y diretes" por ver quién es el mejor, pues ambas figuras se han ido construyendo como la antítesis el uno del otro: por un lado el chico que siempre lo tuvo todo, contra el alguna vez vendedor de paletas, el boxeador de Televisa contra el de TV Azteca, el desconocido contra el heredero de todo un legado.

Todos estos condimentos han terminado por dividir irreconciliablemente a la opinión pública, donde difícilmente hay tonos medios: se es blanco o negro, "vas con el Junior o con Canelo".

Anuncios

Infladas o no las peleas de Saúl, lo han mantenido en un envidiable ritmo boxístico, trabajo que le ha dado consistencia a su cuerpo y estilo de pelea.

¿Eso hace favorito a Canelo? Quizá para algunos, habrá que recordar las condiciones en las que se pactó el encuentro: un peso de 164.5 libras, donde el Junior debe bajar su tonelaje contra un Canelo que debe equiparar la diferencia de estaturas (1.75 del jalisciense por el 1.85 del "Hijo de la leyenda").

Sin duda, el factor físico y la disparidad de tamaños es una variable importante, que debe ser tomada en cuenta a la hora de decantarse por uno o por otro, ¿qué influirá más?, ¿bajar de peso o subirlo? La defensa de Saúl será probada por el alcance de los largos brazos de Julio.

Ambos boxeadores se encuentran con la pelea de sus vidas, que más allá de un precioso cinturón huichol, les permitirá ganar la credibilidad tan anhelada en una tierra donde difícilmente se es profeta y el reconocimiento de un pueblo mexicano acostumbrado a los excelsos Ratones, los Púas, los Pipinos, los Finitos y los Dinamita.

Anuncios

¿Chávez Carrasco o Canelo? Haga usted sus apuestas y disfrute del espectáculo. La preparación de ambos ha sido acertada y aunque no será una pelea parte aguas en el boxeo internacional (como nos la han estado vendiendo), si nos encontramos en el momento más álgido de una enemistad fraguada por años que más allá de lo deportivo.

¡Qué gane el mejor y que los dos pongan en alto el nombre de México! #ChávezJr