Hay que ser claro, el Real Madrid partía como amplio favorito a llegar a su segunda final de la UEFA #Champions League, de manera consecutiva, y la tercera en cuatro años, en esta ocasión, sabiendo que su rival en la última etapa de la justa continental sería la Juventus de Turín, y con el incentivo, de dejar en el camino a uno de sus rivales más emblemáticos, el Atlético de Madrid.

Y así arrancaba el juego de vuelta, un partido en el que el único punto a favor del atlético, era que el Real Madrid saldría con 5 bajas para encarar el encuentro, pero de cualquier forma se antojaba difícil considerando que habían perdido 3-0 en la ida, y sin anotar un solo tanto de visita, lo que quería decir que, por cada gol que anotara el conjunto merengue obligaba al Atlético a anotar 2, además de la diferencia de tres goles de la ida, es decir, que un solo tanto del Real, obligaba al Atleti a anotar 5, y así sucesivamente.

Anuncios
Anuncios

También hay que dejar claro, que el Atlético empezó como tenía que empezar, atacando y siendo preciso en la definición y sólido en defensa era difícil pensar en la voltereta, ya que además de lo antes mencionado, el Atlético pocas veces en la temporada había anotado más de tres goles en un solo partido, pero su incentivo era que la última vez que lo realizó, se lo hizo al mismo Real Madrid, con esto dicho, el Atlético empezó dominando, esto quedó claro cuando al minuto 11, Saúl Ñiguez convirtió de cabeza en el tiro de esquina cobrado por Koke Resurrección.

Tan solo dos minutos más tarde Raphael Varane derribó a Fernando “El Niño” Torres dentro del área, a lo que el colegiado marco penal, mismo que convirtió el francés, Antoine Griezmann al 16, poniendo el 2-0, que parecía dar esperanza al Atlético, ya que sólo iban por un gol, siempre y cuando no permitieran que el Real marcara.

Anuncios

Pero todos los sueños y aspiraciones de los colchoneros, terminarían cuando a tan sólo 2 minutos del medio tiempo, tras un potente disparo de Tony Kroos, Isco Alarcón marcaría el descuento para el conjunto merengue, lo que los ponía prácticamente en la final, antes de los primeros 45 de la vuelta.

El Atlético no bajaría las manos y generaría un par de ocasiones más, sin embargo, Keylor Navas estuvo muy atento a los embates colchoneros, mientras que, del otro lado, la más clara la tuvo “el gato” Karim Benzema, quien falló un cabezazo claro, enfrente del marco de Jan Oblak.

Seguirían los intentos, pero sin mucho peligro, y de la misma forma, terminaría el encuentro, consolidando algo que fue muy claro durante los 180 minutos. El Real Madrid fue mucho más equipo que el Atlético y - por lo mismo - fue muy merecido el pase a la final.

Ahora, el Real tendrá que concentrarse en La Liga, ya que tiene muchas posibilidades de ganar ambos Torneos, hay que recordar que le basta un empate en el duelo pendiente y ganar sus últimos dos encuentros de liga para consagrarse campeón y buscar el doblete, por su lado, la Juve es prácticamente campeón en la Serie A, y buscara en próximos días, su campeonato de copa y de Champions, es decir el triplete, del que muy pocos equipos pueden presumir.

Anuncios

#CR7 #RealMadrid