Desde que comenzaron los duelos por eliminación directa a dos partidos, es decir, desde los octavos de final, había equipos que parecían perfilarse fuertemente como favoritos al máximo galardón a nivel de clubes del mundo, por un lado, los siempre favoritos españoles, Real Madrid y Barcelona, quienes llevan 3 años consecutivos manteniendo el galardón en tierras españolas, por otro lado, la sorpresa que cada año cautiva al mundo demostrando que si se puede tener una temporada respetable en el fútbol europeo, sin la necesidad de tener una cartera tan grande, como lo es el Atlético de Madrid, y otros siempre candidatos como el Bayern Múnich o la Juventus.

Anuncios
Anuncios

Así fue como se empezaron a decantar favoritos desde los duelos de ida de la UEFA Champions League, por un lado nadie pensaba que el Barcelona fuera a salir avante ante la soberbia paliza que le propinó el PSG en la ida, sin embargo el conjunto blaugrana milagrosamente y con mucha suerte, logro la hazaña, otra fue la labor del Mónaco quien dio una voltereta increíble al Manchester City quien se sentía en cuartos, sin embargo, estas dos sorprendentes series, dejaron un sabor de boca totalmente diferente, por un lado, el Mónaco demostró ser un equipo que sabe jugar al fútbol, con jugadores muy capaces, mientras que el Barça, se vio falto de idea, con un Messi en decadencia, y que, sinceramente, sin una enorme cantidad de suerte, no hubiera estado, siquiera, cerca de los cuartos.

Anuncios

Situaciones similares parecían verse en semifinales, cuando el Real Madrid, permitió que el Bayern Múnich le empataran el global en casa, aunque, finalmente, Cristiano Ronaldo, por fin, salió inspirado, y nada pudo hacer el Bayern contra el portugués. Mientras que la Juve había ganado fácilmente al Barça en casa y parecía que se podía dar otra voltereta de leyenda como contra el PSG, sin embargo, la Juve nunca se confió, y demostró el porqué, es tan legendaria la defensiva italiana, descalificando a uno de los favoritos, y ganando el respeto de propios y extraños, mientras que el Atlético de Madrid y Mónaco no tuvieron complicaciones para pasar, aunque en un principio, parecían tener llaves mucho más difíciles, enfrentándose al campeón de Inglaterra y a uno de los equipos más poderosos de Alemania respectivamente.

Todo esto llevo a que se sortearan los duelos de semifinales entre 4 equipos que serían; Real Madrid, Juventus, Mónaco y Atlético de Madrid, lo que nos arrojó los duelos, Real contra Atlético, y Juve contra Mónaco, y así daría comienzo este martes, el primer duelo entre los equipos de la capital española, desde el Santiago Bernabéu, Real Madrid y Atlético de Madrid se medirían en duelo a muerte.

Anuncios

Y en efecto, el duelo empezó con embates de ambos equipos, un duelo muy interesante, de ida y vuelta constante, un verdadero ajedrez entre dos técnicos muy capaces, que, como todo buen duelo de estrategias, terminaría siendo decisivo, quien tiene las mejores piezas en el tablero, y desafortunadamente para los dirigidos por “el cholo” Simeone, el conjunto merengue, cuenta con una pieza de otro mundo, un jugador llamada Cristiano Ronaldo, que demostró, una vez más, porque es el Balón de Oro.

Apenas con 10 minutos de tiempo corrido, #CR7 abriría el marcador con un letal cabezazo, y tal y como dije, a partir de ese punto, el duelo se tornaría de ida y vuelta entre ambos equipos, con una incesante búsqueda colchonera por conseguir el empate, y esto duraría hasta el minuto 73, cuando el mismo Cristiano, pero ahora de volea, tras un rebote, provocado por el mismo portugués, colocara el 2-0,y de ahí se desplomaría el Atleti, permitiendo que al 86, Cristiano sellara su hard trick, aprovechando una gran jugada de asistencia de Lucas Vázquez, y poniendo así la cifra definitiva de 3-0 en el marcador, y obligando al Atlético, a buscar el milagro en casa. #Champions #CrisitanoRonaldo