Sato y su Honda aguantan al final de las Indy 500 para dar la sorpresa

Takuma Sato se había quedado corto en el pasado en la carrera más famosa del mundo. Dario Franchitti le ganó hace algunos años en un mano a mano frenético. La historia se le repitió al japonés del equipo de los Andretti. Ahora fue un mano a mano contra el tres veces campeón de las Indy 500, Helio Castroneves. Sato pudo salir avante y aguantó el embate final del brasileño en las dos últimas vueltas. El rebase unas atrás le valió un triunfo inesperado.

En una carrera donde varios motores Honda se tronaron, el auto de Sato fue el único que aguantó las 500 desgastases millas.

Anuncios
Anuncios

Fernando Alonso que hizo una gran carrera y liderando por momentos, tuvo que abandonar al final por ese motor japonés traicionero. Sato, de tantos errores y un piloto a veces muy atrabancado, pudo hacer una carrera sin incidentes. Su compañero Max Chilton, lideraba en las últimas 10 vueltas, cuando Helio rebasó al inglés en un rebase que arrancó el alarido de la tribuna en el Indianapolis Motor Speedway. Chilton paró antes de una bandera amarilla en un accidente aparatoso y pudo sacar ventaja al final para quedar como primero antes del rebase de Helio.

La carrera tuvo 15 líderes y 35 cambios de liderato. Chilton fue el que más vueltas lideró con 50. El ganador en 2016, Rossi estuvo en los primeros 3 en los dos primeros tercios de la carrera. Una mala parada y estrategia lo dejó alejado para la resolución.

Anuncios

Fernando Alonso tuvo los problemas de novato en la largada inicial, pero luego demostró porque muchos lo consideran el mejor piloto puro de la Fórmula 1 a pesar de tener un auto deplorable como los McLaren. Al final abandonó la carrera cuando faltaban 22 vueltas.

Dixon con accidente aparatoso y muchas banderas amarillas, marcaron la carrera

Scott Dixon había ganado la pole position, pero nadie se imaginaba que volvería a nacer en la carrera. Jay Howard perdió la línea y Dixon chocó para dar una pirueta en el aire y chocar con la barda interna. Howard perdió la línea y se golpeó contra l barda. Ryan Hunter-Reay ( que más tarde saldría) lo rebasó y fue cuando Howard perdió el control. Al final, Dixon sólo salió con una ligera lesión en el tobillo. El auto lo salvó con una hendidura en la parte lateral de cara de cabeza, a pesar de tener su casco.

La carrera fue marcada por muchas banderas amarillas tras la bandera roja producto del accidente de Dixon. Hunter-Reay salió porque tronó su motor y allí fue donde Helio y Alonso pudieron dominar por breves momentos.

Anuncios

Un mano a mano soñado por los fanáticos. El motor roto de Kimball permitió que Sato se metiera entre los primeros y fue otra bandera amarilla clave.

Al final de la carrera, el veterano piloto ibérico, Oriol Servia, inició una carambola, donde salieron Hinchcliffe, Power, Newgarden y demás pilotos. Es bandera amarilla fue la que permitió en parte que también Sato, llegará más completo al final para pelear con Castroneves. Al final en un día donde siguieron los problemas de los motores Honda, un japonés y con motor Honda como #Takuma Sato se llevó las Indy 500. Así son las ironías de la vida. #Indy500