Sin ninguna oportunidad de alzar el título de la Premier League, #Tottenham Hotspurs, se impuso con autoridad al Manchester United para conservar el subliderato general de la competencia. Por otra parte, el Estadio White Hart Lane se despedía del fútbol, que fuera la casa de los #Spurs por más de 100 años. Manchester United con su derrota, dice prácticamente adiós al Top4, aunque tiene posibilidad de acceder a Champions League, siempre y cuando gane la Europa League.

La gente que asistió aplaudía, cantaba y coreaba banderas, sabiendo que era la última vez que veían a su equipo en el estadio. El partido inició y los locales rápidamente encontraron la anotación gracias a Victor Wanyama al minuto 5’.

Anuncios
Anuncios

Ben Davies realizó un centro y el mediocampista nigeriano cabeceó hacia el segundo poste y mandaba el balón a la portería que defendía David De Gea.

Manchester United buscaba el empate, casi se concretaba tras un intento de Anthony Martial a segundo poste, pero el balón se fue rozando el palo de la cabaña de Hugo Lloris.

El conjunto londinense no dejaba de atacar y llegar al marco rival, pero no podía ampliar las acciones gracias a un De Gea atento. Primero rechazó de puños una oportunidad de Heung-Min Son, cuando el coreano se había quitado a varios defensores; posteriormente, Christian Eriksen desvió su tiro a portería y finalmente Dele Alli era incapaz de vencer al arquero español.

Los dirigidos por Mauricio Pochettino eran dominadores del encuentro, con una mentalidad y lectura de campo impresionante; sin embargo, el dominio no lo reflejaban con más goles.

Anuncios

Los visitantes carecían de juego y creatividad, sólo con alguna individualidad podían incomodar a Tottenham. Antes de finalizar el primer tiempo, Harry Kane tuvo una oportunidad de aumentar las cosas, pero el remate no tenía éxito.

El segundo tiempo, Tottenham continuaba con ambición y fue hasta el 48’, que por medio de un tiro libre cobrado por Christian Eriksen, recibió el balón Harry Kane y con pierna derecha empujó al marcó y anotó el segundo gol para los del Norte de Londres. Su recompensa se dio en la parte complementaria.

José Mourinho parece que ya tenía su mente en la final de Europa League, pero decidió meter de cambio a jugadores que - por lo general - arrancan desde el principio, entre ellos Henrik Mkhitaryan y Marcus Rashford; pero aún con su ingreso, la ofensiva de Manchester no pesaba.

Pasaron 70 minutos para que los visitantes hicieran una jugada importante. Anthony Martial se llevó el esférico en el área para sellar un pase y Wayne Rooney atento, incrustaba la pelota a las redes y así acortar distancias.

Muy tarde reaccionó Manchester United, pero quería intentarlo hasta el último segundo.

Anuncios

Tottenham hacía su partido, aunque ya sin la misma facilidad, en parte por el cansancio y los cambios que realizó, tanto Mourinho, como Pochettino.

En tiempo de compensación, Marcus Rashford estuvo cerca de igualar las acciones, después de enfrentarse a dos defensivos; sin embargo, el balón terminó arriba de la portería. El juego concluyó y Tottenham ganaba su último partido en White Hart Lane, que después de 118 años puso punto final.

Colaboración de Giovanni Franco Morales. #WhiteHartLane