A días de comenzar la agencia libre, la #NBA ya es una locura. Empezando con el cambio gerencial en Nueva York y el fichaje bomba en Houston.

CP3 a Houston

El base armador Chris Paul vestirá los colores de los Rockets de Houston [VIDEO] para la siguiente temporada después de haber portado el jersey de los Clippers de Los Ángeles desde el 2011.

Chris Paul aceptó continuar con su contrato únicamente para poder ser canjeado a los #Rockets, en ese trato los angelinos recibirán a Patrick Beverly, Sam Dekker, Lou Williams, la selección de primera ronda en el 2018 y derechos de jugadores que no estuvieron activos en la actual temporada.

Anuncios
Anuncios

El tema del traspaso de Chris Paul había empezado a sonar desde hace un par de temporadas, y desde entonces, el base All-NBA dejó claro que estaba frustrado y que quería estar en un equipo contendiente, cosa que no sucedió, ya que los Clippers nunca llegaron más lejos que la segunda ronda de playoffs durante la estancia de Paul.

Desde la llegada de Paul en 2011, los Clippers tienen el tercer mejor promedio de victorias de la liga con %.658, únicamente detrás de los rivales de conferencia Spurs y Warriors.

Phil Jackson y los Knicks “parten caminos”

Después de haber estado al frente de los #Knicks de Nueva York como presidente de operaciones de baloncesto, Phil Jackson fue cesado después de haber discutido su desempeño con el gerente ejecutivo del equipo Jim Dolan. La falta de presencia en playoffs, problemas con los jugadores y cuestionable manejo de los mismos fueron los factores clave de la decisión.

Anuncios

Dolan comentó en el comunicado oficial que “después de una cuidadosa deliberación y consideración, hemos decidido mutuamente que los Knicks irán en una dirección diferente…” y que él no estaría involucrado en ninguna acción relacionada con el equipo, únicamente en la parte financiera. Jim Dolan no anunció al reemplazo de Jackson, pero mencionó que el actual gerente general del equipo, Steve Mills, tomará el puesto de manera interina.

Phil Jackson, en el mismo comunicado, se despidió de Nueva York, “los Knicks siempre tendrán un lugar especial en mi corazón, este equipo y esta ciudad despegaron mi carrera en la NBA. Siempre estaré en deuda con ellos...” por último, Jackson expresó su tristeza al no haber vivido a la altura de la expectativa, “había esperado, claro, traer otro título al (Madison Square) Garden. Siendo alguien que atesora ganar, estoy sumamente decepcionado de que lográramos hacer eso. Los fanáticos de Nueva York no merecen más que eso”.