El descenso de #jaguares de #chiapas, ocurrido en la parte final del torneo de Clausura 2017, se ha convertido en una loza muy complicada para la directiva de este club. La franquicia propiedad de Carlos López Chargoy es asediada por varios problemas financieros, los cuales le han valido recibir un castigo sin precedentes en el marco del Régimen de transferencias que se celebra esta semana en Cancún, Quintana Roo.

Enrique Bonilla, presidente ejecutivo de la Liga MX, señaló que los adeudos que el club mantiene con jugadores y cuerpo técnico le impedirán participar del torneo de Ascenso que iniciará el próximo mes de julio.

Anuncios
Anuncios

Según el directivo del Atlas, Gustavo Guzmán, la decisión permitirá que la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut) tome posesión de esta franquicia, al menos hasta que surja algún comprador en el futuro.

Sin embargo, medios de comunicación como ESPN aclararon que López Chargoy tendrá oportunidad de recuperar sus derechos como propietario, aunque ello sería una vez que liquide todos los conflictos económicos que provocaron la sanción.

Luego de 15 años del nacimiento de esta franquicia, la ciudad de Tuxtla Gutiérrez se ha quedado sin representante en el fútbol mexicano. En 2002, la compra de los derechos federativos de los Tiburones Rojos de Veracruz permitió el surgimiento de Jaguares. Entonces, el empresario Antonio Leonardo Castañón era el dueño de este equipo, con el cual el fútbol de primera división llegaría - por primera vez - al estado de sureste mexicano.

Anuncios

Carlos López Chargoy llegaría hasta 2013, luego de que la franquicia de Jaguares fuera vendida al empresario Amado Yáñez, dueño de Oceanografía, y actualmente bajo proceso penal tras ser acusado de violar la Ley de Instituciones de Crédito en 2014. López Chargoy adquiriría entonces al equipo San Luis, al cual decidió trasladar a Chiapas, luego de que el gobierno de aquel estado le otorgara en comodato el uso del estadio Víctor Manuel Reyna.

Para entonces, este empresario ya contaba también con la propiedad del Club Puebla, el cual también estuvo amenazado por una circunstancia similar. A pocas horas de que concluyera la compra de jugadores por parte de los equipos de primera división, López Chargoy se presentó a depositar una fianza de 10 millones de dólares, la cual fue exigida por la Femexfut para permitir que este club firmara jugadores esta semana.

Los recursos, sin embargo, han alcanzado para que el dueño sólo pueda mantener el control de uno de sus equipos. Este jueves, los Jaguares sólo fueron permitidos para negociar la venta de sus jugadores dentro del draft de la Liga de Ascenso, a la espera de que en los próximos días resuelvan el resto de los problemas financieros que los aquejan. #carloslopezchargoy