Tras la consecución de la Champions League y la liga española, es momento para que James Rodríguez se marche del Real Madrid, quien se mostró serio durante los festejos de la doceava "orejona".

Después de conseguir la ansiada doceava Champions League y el título de la liga española, los festejos eufóricos se hicieron presentes en el Real Madrid, tanto en los jugadores como los aficionados. Se resaltó el fútbol desplegado por el club merengue, los goles y calidad de Cristiano Ronaldo y la gran actuación de Isco. Todo fue alegría, pero hay una historia desoladora dentro de toda esa felicidad que merece ser contada. El protagonista: James Rodríguez.

Anuncios
Anuncios

De semanas atrás, se sabía que el colombiano no se mostraba cómodo estando en la banca y una posible salida del club después de la forma que fue borrado por parte de Zinedine Zidane, se presenta de manera oportuna y con una emotiva despedida en el Santiago Bernabéu frente al Sevilla, donde se queda unos segundos agradeciendo a los aficionados, nos dice que no más.

Llegada la final en Gales contra la Juventus, me imagino que en su cabeza estaba ser parte del partido, encontrarse con el balón en la cancha y disfrutar de una final, posiblemente su última final con los blancos, pero el técnico francés optó por no incluirlo y quedó esperando no en el banco, si en la grada, algo simplemente difícil de asimilar para el jugador.

Durante los festejos después de conseguir "la orejona", se le vio serio, pasando desapercibido, mostrando su inconformidad por no jugar y con apenas una que otra sonrisa.

Anuncios

Después, un video se hizo tendencia en los diferentes medios, donde James se le veía salir solo, mientras sus compañeros continuaban festejando, directo hacía el autobús. Más claro no podía ser el descontento de estar en un club, sin permanecer totalmente al mismo.

En Colombia, reconocen a un solo culpable por toda esta situación y es nada más y nada menos que Zidane, donde tachan su actitud de “hipócrita y falso” con el jugador colombiano, además de “maltratarlo”.

Si yo pudiera darle un consejo, sería el mismo que muchos otros: que busque otro equipo. Todos sabemos el honor que ha de ser permanecer en una institución como lo es Real Madrid y todo lo que representa, pero esta temporada fue la gota que derramó el vaso y opciones para un jugador de su calidad y nivel, hay en todas partes.

Si bien la competencia es alta en clubes de renombre, en el club merengue no dudo que sea aún más, pero cuando no eres tomado en cuenta por más esfuerzo que se realiza, es momento de marcharse y reflejar ese esfuerzo en otro lado.

Ambas partes (Zidane y James) tendrán sus motivos, habrá tiempo para escucharlos a los dos, pero el futuro es incierto para el jugador y las cartas están sobre la mesa para que haga las maletas y su destino tenga mejor fortuna que en Madrid. #RealMadrid #JamesRodríguez #Futbol