Desde 2015, el colombiano Juan Carlos Osorio tomó el mando de la Selección Mexicana y ha demostrado la capacidad de mantener de una manera ascendiente al equipo, sobre todo después de aquel trágico momento en la Copa América Centenario frente a Chile, que parece haber quedado atrás.

Después de un año de ese incidente, con la Selección estable y prácticamente calificados a la Copa del Mundo, el técnico se encuentra disputando su segunda gran prueba en la Copa Confederaciones de Rusia.

Haciendo un paréntesis, como aficionado a este deporte, tenía una expectativa más alta en cuanto a las entradas a los estadios por parte de los aficionados.

Anuncios
Anuncios

No se trata de un torneo cualquiera, es la antesala del evento más importante del fútbol y ni en el partido inaugural con su Selección, ni los de alto calibre hasta ahora, han podido registrar entradas impresionantes.

Bien, ahora regresando al tema de nuestros seleccionados y no solo lo digo yo, son varios los analistas que pueden coincidir conmigo, en que este es el momento para mostrarse con equipos más fuertes y salir de los enfrentamientos rutinarios contra los equipos de CONCACAF, que si bien han ido mejorando su nivel, no es lo mismo que jugar contra equipos como Portugal o Alemania.

El pasado Domingo, México disputó su primer encuentro frente a Portugal y hasta antes del silbatazo inicial, las aspiraciones frente a los lusitanos por parte de la afición mexicana eran derrotistas y con pocas oportunidades de salir con un resultado positivo, en todos los ámbitos, no solo en el marcador, pero durante los 90 minutos, se mostraron cosas diferentes.

Anuncios

El miedo a los portugueses me parece más por la idea de estar cara a cara con Cristiano Ronaldo, que por el equipo completo y no dudo que pueda resultar impactante tenerlo como rival, pero simplemente debe ser tratado como eso, un rival más dentro de la cancha, sin importar los nombres o números que lleven en sus playeras.

Ese pánico se hizo presente cuando comenzaron las inseguridades en la defensa y más que ser por la estrella del equipo, fue por Ricardo Quaresma, un jugador experimentado que no dejaba de mostrar su calidad cuando recibía el balón y que se hizo presente en el marcador junto con Cédric.

Por parte de los nuestros, nunca deja de hacerse presente ‘Chicharito’ y para cuando se acercaba el tiempo añadido, llegó un cabezazo de Héctor Moreno para vestirse como héroe y conseguir el empate final.

Se mostró un gran juego por parte de los dirigidos por Osorio, que tuvieron posesión de balón en la mayor parte del partido pero faltó pegada, pegada que si tuvo Portugal, que en menos llegadas consiguió dos anotaciones.

Quedan dos partidos, Nueva Zelanda y Rusia. Son dos pruebas con menor dificultad que los portugueses, donde el juego de #México puede mejorar, calificar a la siguiente ronda y llegar con una calidad superior para enfrentar a equipos fuertes como lo son Alemania y Chile. #CopaConfederaciones #Futbol