Los Cavaliers se hacen fuertes en el Quicken Loans Arena y vencen a los Warriors en el juego 4 de las finales de la #NBA, con un marcador de 137 a 116, Cleveland impidió que en su casa se coronaran campeones los Warriors y le quitaron la marca invicta en playoffs.

Golden State podía hacer historia, al ser el único equipo en no perder en fase de playoffs, pero los Cavs y su orgullo hicieron que la serie final tenga otro capítulo y se juegue el lunes en el Oracle Arena. En esta ocasión, buscará Golden State ser campeón o los Cavs intentarán robar otro juego y tener un nuevo suspiro de esperanza, para seguir en pelea por el anillo.

Anuncios
Anuncios

La tabla de estadísticas habla por sí sola. Los Cavs aplastaron de principio a fin a unos Warriors que parecía que no habían salido a jugar; los 40 puntos del base Kyrie Irving y 31 de LeBron James comandaron una ofensiva que no decayó en todo el juego y a la cual nunca se le pudo acercar Golden State, ahora sí Cleveland pisó a fondo el acelerador y sólo veía por el retrovisor a un contrario deslucido.

Cabe apuntar que los Cavs demostraron que si todos los jugadores aportan tanto en ofensiva como en defensa sus posibilidades de ganar aumentan pero, lo más importante para ellos es que ya vieron que sí pueden ganar ante un equipo que parecía invencible.

La defensa se comportó a la altura de un campeón de conferencia y digno finalista, y aunque había brillado por no aparecer, en el juego 4 estuvo en su punto para frenar a los jugadores que le hacían tanto daño en los juegos pasados.

Anuncios

A Stephen Curry y Klay Thompson los limitaron a 14 y 13 puntos respectivamente, el que siguió en plan grande fue Kevin Durant pero él sólo no podía contra unos Cavs inspirados y con las ganas de no ser barridos ante su gente.

Defend the land

Los Cavaliers tienen como lema "Defend the land" y justo es lo que hicieron el juego 4, el equipo parecía haber sido tocado por una barita mágica porque todo lo que habían dejado de hacer, lo hicieron. Puede que sea muy tarde pero no quedaron mal con su público, quienes estuvieron apoyando en todo momento en ese decisivo y crucial juego en el que no había mañana.

Los Cavs defendieron su tierra más que con jugadas diseñadas por el coach, con garra e ímpetu, en los juegos anteriores donde perdían por paliza se notaban inferiores y ni siquiera tenían palabras para y en contra de los Warriors. Todo cambió para el cuarto juego y pusieron más fuerza para ablandar a un Golden State que no tiene el tamaño en su jugadores para pelear de tú a tú, justo como si en el box se pusiera a un peso pesado contra un peso pluma.

Quizá los Cavs se dieron cuenta muy tarde de la táctica que debían usar para vencer a los Warriors, se dice que nunca es tarde y así como no dejaron hacer historia a Golden State y ser campeones con el tan mencionado 16 - 0, ahora ellos buscarán hacer historia al ser el primer equipo en remontar una serie de playoffs con una desventaja de tres juegos. #Estados Unidos #Deportes