Los Pittsburgh Penguins tuvieron el mejor partido en las Finales de la Copa Stanley, cuando más contaba. Un Juego 5 inmaculado con un gol tempranero del mariscal especialista en power play, Justin Schultz, dictó el rumbo de uno de los partidos más ladeados en la historia reciente de las Finales. El gol de Schultz fue con un doble five hole a Watson en la ranura y luego a Pekka Rinne. Un gol que dejó tocado al portero finlandés que ha sido una sombra en PPG Arena, en comparación a lo que ha jugado en la final en casa.

El 2do gol llegó 6 minutos después desde la zona de los Penguins. Pittsburgh sacó el puck desde su zona para ganar una footrace y de allí el veloz Rust construyó el gol.

Anuncios
Anuncios

Rust quedó adelante de la blue line con el puck sacado desde la zona de los campeones a manera de pala. Con la defensa de Nashville mal colocada, vino el pase de Rust a un Chris Kunitz que cortó por el slot. Kunitz definió de gran manera arriba con un backhand mortal de fantasía. Rinne iba a un lado y Kunitz definió top shelf del otro lado, con un backhand para el recuerdo.

Los Penguins mataron el juego al ponerse arriba 3-0 en ese primer período. Ya con menos de 20 segundos fue un golpe anímico letal para el equipo de Peter Laviolette. Un pase desde la zona dejó sólo a Phil Kessel en el círculo alto de faceoff. De allí se detuvo e hizo madurar la jugada para esperar le llegada por detrás de Evgeni Malkin. El tremendo centro ruso se coló detrás con una asignación fallada de manera imperdonable, por tres playeras blancas de los Predators.

Anuncios

Un wrister sencillo, pero al palo lejano de Rinne y pegado al vértice.

Sidney Crosby polémico pero determinante

Sidney Crosby tuvo 3 asistencias en el partido, pero eso no fue lo más relevante de su juego. El mejor jugador del mundo, tuvo aspectos que dejaron que desear en su comportamiento dentro del hielo. Primero aplastando la cabeza del defensa P.K. Subban al hielo. Una falta que quedó en un 4 vs 4, pero que debió ser marcado primero contra el superestrella de los Penguins. Luego, con el partido decidido tiró de manera deliberada un recipiente de agua en el hielo. Situaciones que debieron haber sido penadas por los oficiales.

Rinne se fue a las regaderas con 3 goles encajados tras el primer período, para que entrara Saros. Crosby fue clave en el hielo con su juego de todo terreno. Sid the Kid, fue al trapecio y con su clásico pase backhand preciso, encontró un pase que cruzó enfrente del crease para encontrar sólo a Conor Sheary. Sullivan tuvo el acierto de poner otra vez en la primera línea al joven Guentzel y Sheary para acompañar a Crosby.

Anuncios

El partido se definió con el gol de Kessel que fue el 5-0. El defensa finlandés Olli Maatta se fue en un odd man Rush de 3 vs 2. Maatta aguantó bien el pase atrás a Kessel, ayudado gracias a Guentzel que se fue al slot para jalar la marca de los dos defensas Predators. Kessel encontró el gol con un wrist shot detrás del slot alto y con un tiro preciso al lado del cuero de Saros. El pase en profundidad a Maatta fue gracias a un Sidney Crosby que pasó de gran manera. Esa visión de la pista de hielo y otras muchas cualidades, lo ponen como el jugador más completo del orbe.

Goles de todos colores y sabores de los Penguins. Para terminar la faena, el defensa Hainsey se fue desde su zona con gran manejo del stick y haciendo chocar a dos Predators que iban a hacer su check. Hainsey le pasó a Kessel al entrar a la zona de los visitantes y de allí Phil pasó a un Malkin que cortó por el lado. El ruso le puso el pase cruzado, para que Hainsey la impulsará y terminara. Una belleza de gol.

Los Preds irán a su casa al Juego 6, donde no han perdido en esta final. El problema es que los Penguins son especialistas en coronarse de visita, como el año pasado en California contra los San Jose Sharks. Los Penguins nunca se han coronado en casa y si se van al juego 7, puede ser un buen aliciente para los actuales campeones del Oeste. #Nashville Predators #Stanley Cup Final #SidneyCrosby