El primer juego de las finales de la NBA es de los Golden State Warriors, que lucieron imparables como locales ante unos Cavaliers que se quedaron sin respuesta, ante un ataque comandado por Kevin Durant y Stephen Curry, quienes se combinaron para 66 puntos en un juego que ganaron con una ofensiva certera y una efectiva defensa.

Warriors y sus números

Strength in numbers (Fuerza en los números) es el lema de los Warriors y así es como ganan el primer juego, con un KD inspirado a la ofensiva, contribuyendo con 38 puntos y ocho asistencias; más los 28 puntos de Curry. Entre los dos montaron una ofensiva en la cual participó la mayoría de los jugadores del equipo, ya que sólo un jugador de los trece no generó puntos.

Anuncios
Anuncios

El equipo titular de Golden State hizo 89 puntos (sólo dos puntos menos que todo el equipo de los Cavs) y tuvo un aporte de 24 puntos que vino desde la banca.

Cabe destacar que el tridente ofensivo de los Warriors no estuvo del todo encendido, ya que a su tercer arma ofensiva Klay Thompson, le costó trabajo encontrarse con su disparo a media y larga distancia, así como con sus embates hacia la canasta. Por su parte, la defensiva se comportó a gran nivel y consiguieron dejar en 28 y 24 puntos a LeBron James y Kyrie Irving respectivamente, y si éstos dos no hacen más de 30 puntos en el partido a los Cavaliers se les va a dificultar mucho ganar los juegos y si a eso añadimos que el alero Kevin Love sólo puso 15 puntos es todavía más cuesta arriba para el equipo de Cleveland.

Recién es el primer juego por el título de la NBA y aunque fue una paliza lo que los Warriors le hicieron a los Cavs, no todo está dicho y el equipo visitante sabe que puede revertir la situación y levantarse de una derrota tan sufrida, porque da lo mismo perder por un punto que por veintidós.

Anuncios

El próximo partido lo empiezan cero a cero, estando de nuevo todo parejo y con oportunidad de robar un juego en patio ajeno. Es ahí donde realmente empezaría lo emocionante, ya que obliga a los Warriors a ganar un juego en Cleveland; además difícilmente los Cavs tendrán un juego tan malo en partidos consecutivos, pero lo que debe preocuparle a LeBron y compañía es que Golden State no pierde desde el 10 de abril y para eso nos tenemos que remontar a la temporada regular, porque en playoffs siguen sin conocer la derrota.

El juego como tal no decepcionó en cuanto a espectáculo de refiere, pese a ser una amplia victoria para los locales, ya que fue hasta finales del tercer cuarto cuando se abrió el marcador con una distancia considerable en favor de los Warriors. Aún así los Cavaliers hicieron un intento más por regresar y acortar la diferencia en el último cuarto, pero éste no dio resultado y en el minuto cuatro con 6 minutos el coach Tyronne Lue sacó de cancha a sus titulares y con ello izar la bandera blanca.

Anuncios

Por su parte, Steve Kerr (entrenador de los Warriors) no dirigió a su equipo a causa de una lesión que tiene en la espalda y de la cual no se recupera desde hace unas semanas y ha dejado al equipo a cargo de Mike Brown (el asistente de coach), pero esto no repercute en la manera de jugar de los Warriors, que trabajan como maquinaria de reloj suizo. #Estados Unidos #Deportes #NBA