Viendo la lista de árbitros en la Copa Confederaciones sale a resaltar una detalle, que pocos alcanzamos a ver a simple vista, no hay personal femenil en el “colegiado”.

El número de mujeres en el futbol ha ido en ascenso, ganan terreno cada vez más en el balompié como jueces, cabe mencionar que no sólo en el futbol han hecho este paso importante, existen disciplinas que no dudan en dar oportunidad a las damas, pero, ¿no creen que aun faltan más?

En #México no se ha visto el apoyo a esta situación de manera constante, han tenido que luchar contra el machismo, factor difícil de erradicar en un país con esta tradición que no deja nada positivo, afortunadamente existen casos de éxito tangibles a pesar del esfuerzo sólo han quedado en eso, destellos, casos aislados, pero que pueden ser ejemplo para las siguientes generaciones en no limitarse por ningún motivo, aunque la FIFA y otras organizaciones no lo consideren así.

Anuncios
Anuncios

¿Quién dice que no pueden?

Dentro de los casos de éxitos recordamos a Virginia Tovar, la primer arbitro en pitar un partido de Primera División en México, su debut se llevó a cabo el 22 de febrero del lejano 2004, en una visita del América frente al equipo de Irapuato, resaltando un oscuro dato, en realidad debió dar el silbatazo inicial una semana antes en el encuentro entre los Tigres de la UANL contra los Freseros (Irapuato) en la sultana del norte, pero un directivo del cuadro norteño no quiso que la árbitro en cuestión dirigiera su cotejo.

Apenas y dirigió cuatro encuentros, escasearon las oportunidades sin dejar de lado el mar de críticas que la rodeaban dentro y fuera de la cancha, pero no ha sido la única que ha incursionado en el futbol profesional mexicano. Su hermana Isabel Tovar, años antes también tuvo su chance en la banda de las canchas, se desempeñó como árbitro lateral, llegando a contar con gafete #FIFA, una responsabilidad profesional que se puede perder por mal desempeño o mala condición física aunque ella temía perderlo por una situación que la naturaleza le concedía, un embarazo.

Anuncios

Corría el año 2000, Isabel contaba con 25 años y 3 meses de embarazo cuando fue llamada para hacer exámenes físicos en la Federación Mexicana de Futbol (FMF) como parte de sus responsabilidades arbitrales, llegaría un golpe de emociones, tener que exponer su embarazo por un mérito profesional (el gafete), no fue decisión fácil, a pesar del riesgo que corría al acudir a la cita, salió airosa, la anécdota tiene un final feliz, Isabel pasó las pruebas físicas sin complicaciones aun en su condición.

En todo el mundo, las mujeres continúan dado cátedra de seriedad y profesionalidad, casos como el de Martha Liliana Toro, Colombia (1999), Melissa Pastrana en Honduras, la peruana Silvia Reyes, Salomé Di Iorio (Argentina) desde el 2006, contando con gafete FIFA, Ana Paula Olveira (Brasil), su compatriota Fernanda Colombo como árbitro lateral, Bibiana Steinhaus (Alemania) una jueza de mano dura que no cualquiera busca para dialogar en la Bundesliga, Judit Romano, la española fue la primer árbitro asistente en la segunda división peninsular, pero todas ellas y las que faltan no dejan de lado su lado femenino y sensual como lo hicieron Corpo Arbitrale (Cuerpo Arbitral) un grupo de silbantes italianas que dejaron verse al natural para un calendario que anotó varios goles entre los aficionados, aunque para la FIFA estaba en fuera de lugar.

Anuncios

Las mujeres pueden ser las mejores en el ámbito profesional que se propongan, en el futbol, voleibol, basquetbol entre otros #Deportes, evidentemente en la vida cotidiana, pero la ignorancia es la venda que no les permite a los dirigentes notar lo importantes que son para tener un ambiente deportivo y social idóneo para la convivencia sana, esperemos que esto cambie a corto plazo.