#México y Estados Unidos se enfrentaron en un duelo a muerte por el primer boleto de #Concacaf, para el mundial de Rusia 2018. Para el conjunto norteamericano se refería a una victoria y la derrota de Costa Rica, mientras para el tricolor el empate bastaba y con esto en cuenta, además de las palabras en la semana de Christian Pulisic, se esperaba un gran partido.

Como ya es costumbre, desde que el profesor Osorio tomó las riendas de la selección, siempre nos tiene una sorpresa y ésta no fue la excepción, el conjunto nacional nos sorprendió con las rotaciones a las que nos tiene acostumbrados y un juego a base de centros, para los que jugó con dos extremos a perfil cambiado.

Anuncios
Anuncios

En efecto, el conjunto estadounidense hizo lo presupuestado, a diferencia de lo dicho por el atacante del Borussia Dortmund, Christian Pulisic, el conjunto norteamericano llegó al Azteca con la mera intención de defenderse y contragolpear y, a diferencia de los otros equipos de la federación, con una idea clara de fútbol.

Y es que, ciertamente, una constante en la CONCACAF se trata de selecciones con muy poca idea de fútbol e incluso aquellas con cierta idea han estado pasando por un momento a la baja en los últimos meses, por lo que la selección ha estado ganando y empatando juegos en el hexagonal final, prácticamente caminando.

Los dirigidos por Juan Carlos Osorio han ganado, básicamente, por chispazos todos sus juegos en los que, incluso, otras selecciones han estado muy cerca del empate.

Anuncios

Pero la poca calidad en las otras selecciones, es una situación que es difícil de ver en conjunto como Estados Unidos. Con esto en mente se llevó a cabo una edición más del clásico de Norteamérica, en la que México buscaría su clasificación al mundial al igual que el conjunto de las barras y las estrellas.

México empezó mal el partido contra Estados Unidos

A pocos minutos del inicio del partido, se podía apreciar que México se estaba desesperando con cada minuto que pasaba, tras ver a un conjunto estadounidense bien acomodado atrás que contragolpeaba con idea y precisión, mientras que México se veía anulado por el orden defensivo de los estadounidenses.

A pocos minutos, esta desesperación se hizo notar cuando, el mismísimo Chicharito, producto de la misma, bajó a ayudar en la creación de jugadas en medio campo y en la que un desafortunado pase fue interceptado por el conjunto estadounidense, quien paso rápidamente el esférico al verdugo del tricolor, Michael Bradley, quien ante una pésima posición de Guillermo Ochoa, lo bombeó desde afuera del área para poner en ventaja a los Estados Unidos.

Anuncios

Gusto que no les duró mucho, ya que, en un tiro de esquina, México contragolpeó a los estadounidenses llevando el balón a Carlos Vela, que recortó hacia el centro y disparó a la base del poste para el empate mexicano.

La propuesta de ambos equipos nos dejó un partido muy trabado y con pocas llegadas de ambos conjuntos, lo que, eventualmente, nos llevó a un final al empate (1-1) entre ambas escuadras, resultado que, prácticamente clasifica a ambos al mundial.

#EUA