Los Nashville Predators por fin están reflejando en el marcador el mejor juego en general que los campeones Penguins en la Stanley Cup Final. Los dos partidos en Bridgestone Arena en la Ciudad de la Música, han hecho justicia a los campeones del Oeste. Además de todo, el jugar en casa le ha ayudado a jugadores clave a recobrar confianza. El goalie finlandés Pekka Rinne tuvo dos partidos terribles en Pittsburgh y había rumores de que Saros podía reemplazarlo. Rinne en el partido 4 tuvo 23 salvadas y siendo el factor clave para que la serie regrese a la cueva de los Pens 2-2.

Nashville comenzó con mayor posesión y presión, típica del equipo local.

Anuncios
Anuncios

El forecheck de los locales, se hizo presente en un turnover cerca del trapecio. El puck fue a parar a un sólo Forsberg que avisó con un tiro de la ranura. El gol cayó a 5 minutos del final del primer período. Buena presión en el trapecio de Nashville. El defensa finlandés Olii Maata, tuvo que despejar el puck. Los Preds mantuvieron el puck en la zona con un gran trabajo de Calle Jarnkrok. Vino un tiro lejano a pase Jarnkrok. Smith aprovechó el rebote en una pantalla y en segundo rebote, vino el gol fácil de Calle. Una jugada toda del centro sueco.

Los Penguins como en toda la serie, golpearon cuando menos se esperaba. Sidney Crosby se escapó en un breakaway y definió con un backhand al entregarse bajo Rinne. Un gol increíble por la desatención de la defensa con un pase desde la neutral zone al mejor jugador del planeta.

Anuncios

En el segundo período, Rinne hizo una gran parada a un breakaway de Chris Kunitz. Rinne aguantó bien el tiro bajo y cerró bien sus pads para parar el biscuit. Ese lapso de los primeros 4 minutos del 2do período fue clave. Después de la llegada de Kunitz, vino un shift tremendo de Nashville. Ellis tiró desde el círculo alto de faceoff, pero el puck se fue detrás de la portería. Gaudreau lo encontró y en un rápido wraparound junto al crease metió el gol. Murray lo había parado con su blocker, pero la revisión demostró que el biscuit había entrado.

Arvidsson con un gol clutch derribó a los Penguins

Los Preds dominaron el juego tras el 2-1 pero vino otra escapada de Crosby.Rinne paró bien el tiro y en dos rebotes, el puck quedó al stick caliente de Guentzel. Un tiro a quemarropa que Pekka paró tirándose con su guante para salvar el gol. Pittsburgh después de eso tuvo buenos shifts e inclinó el rink.

Fisher pudo pasar cayéndose en su zona y pegado a la barda del ala izquierda. De allí el puck cayó a Neal en la neutral zone.

Anuncios

James cayendo pudo pasar con una mano en su stick. Apenas Neal pasó el puck con el blade de su stick. El velocista Viktor Arvidsson, se fue en un breakaway para definir con un snap shot al glove side de Murray. El 3-1 mató el partido. Un gol de esos que los Penguins pudieron marcar en los dos primeros partidos.

El tercer período fue con los Preds atrás y buscando las contras. Además el gol en empty net a 3 minutos del final de Forsberg definió el juego. Una decisión polémica del coach Sullivan, de sacar tan pronto a su portero cuando tenían todavía tiempo para buscar el gol que los hubiera puesto a uno.

A pesar de un mejor porcentaje faceoff de Pittsburgh (56 % por 44 del equipo de Laviolette), los campeones nunca se sintieron cómodos con el puck en zona del rival. Frederick Gaudreau ya tiene 3 goles en su carrera y los 3 en esta final. El centro que entró como reemplazo de Ryan Johansen (lesionado antes de la Final) ha sido de las piezas claves junto al joven Pontus Aberg. Los dos lanzados al ruedo en una final y subiendo con creces sus bonos en el escenario más grande en el hockey.

La serie regresa a Pittsburgh con 2 triunfos por lado. Los Preds tienen la cuenta pendiente de poder ganar en casa de los campeones. Los campeones Penguins con la casta de campeón y un Evgeni Malkin que fue anulado en Nashville tras ser el elemento clave más el joven Guentzel en el PPG Arena. #Nashville Predators #Pittsburgh Penguins #Stanley Cup Final