El juego 3 de las Finales de la #NBA es historia y lo ganó Golden State, en un juego más peleado y parejo los Cavaliers no pudieron defender la localía y ahora están contra la pared y los Warriors tienen una espada, o mejor dicho una escoba para barrer la serie.

Este tercer juego fue totalmente distinto a los dos anteriores porque estuvo mas cerrado en cuanto al marcador y es que los Cavaliers se pusieron arriba en el marcador en le tercer cuarto que había sido donde se derrumbaban los Cavs y les costaba anotar. Rompieron con eso y en el juego tres su mejor cuarto fue ese fatídico tercero.

Por primara vez en la serie Cleveland tenía abajo a los Warriors en el tercer cuarto y se empezaba a pensar en la primer victoria de LeBron y sus caballeros.

Anuncios
Anuncios

Todo parecía indicar la victoria para los locales pero como en todo deporte, los partidos hay que jugarlos hasta el final.

La mejoría de Cleveland

Los Cavaliers salieron con el cuchillo entre los dientes y decididos a llevarse el juego tres, todo apuntaba a que así sería, mejoraron su ofensiva y como resultado de ésta metieron temprano en problemas de faltas a dos jugadores titulares de los Warriors como fueron Draymond Green y Zaza Pachulia, este segundo no tiene un rol tan protagónico y puede ser sustituido por jugadores de banca pero, tener a Green sentado en el banco por faltas era una ventaja para los Cavs.

El juego no fue vistoso y por momentos quizá hasta no se jugaba buen baloncesto pero era por los nervios de los dos equipos, los Cavs porque no querían irse abajo por tres juegos ya que ningún equipo en la historia de una serie ha remontado un 0 - 3; y a los Warriors seguro les pasaba por la mente la final del año pasado en donde también llegaban al Quicken Loans Arena dela misma manera y siendo favoritos para ganar el año pasado perdieron la final.

Anuncios

La platilla de Cleveland mejoró en ofensiva y en actitud, sus estrellas LeBron James y Kyrie Irving salieron a jugar en la mejor versión que se les puede pedir con 39 y 38 puntos respectivamente y se les unió con 16 puntos JR Smith quién fue criticado por desaparecer en los dos primeros juegos.

La defensa no fue lo mejor de ambos equipos, les costó mantener a los encestadores rivales. Por su parte, Golden State no contenía a LeBron, Kyrie y JR así como los Cavs no contuvo a Durant, Thompson y Curry. Todo fue nivelado pero se notaba a un Golden State con cierta timidez que era causada por las revoluciones que ponían los Cavaliers.

Los Cavs dieron un partido casi perfecto pero se olvidaron de terminar el juego con la misma intensidad y faltando 45 segundos KD encestó un triple para darle ventaja a los Warriors, aún así James tuvo una ofensiva más para dar el triunfo a su equipo y en lugar de una canasta tuvo una pérdida de balón.

Todo está servido en bandeja de plata para que Golden State barra la serie el viernes en casa ajena y sea el nuevo campeón de la NBA, sólo falta ver si los caballeros del Rey LeBron sacan la casta y el orgullo para no ser humillados en su casa.

Anuncios

#Estados Unidos #Deportes