Su nombre es #Solomon Nyantakyi, es de origen ghanés y tiene tan solo 21 años de edad, era hasta hace unos días, jugador del #Parma de Italia en los equipos inferiores. Sus entrenadores hablaban grandes cosas de él, por estas razones hace algunos años en unas visorias en el continente africano lo seleccionaron para formar parte del proceso de fuerzas básicas de la liga italiana.

Es jugador de las categorías inferiores del Parma

El conjunto que lo seleccionó fue el Parma, quien no solo le consiguió un lugar en sus lujosas filas, sino que le consiguió un contrato interesante y con un futuro prometedor, rápidamente el ghanés mostró tener ciertas habilidades especiales para el futbol que buscaba el Parma, lo que le consiguió una modesta pero cómoda casa en la ciudad como cortesía del club.

Anuncios
Anuncios

Salomón que nunca había tenido nada era la perfecta historia de cómo el futbol podía cambiarlo todo, una historia inspiradora de superación personal y que de haberse dado el éxito que se esperaba, era una historia hasta para el cine, de cómo un muchacho que venía de nada podía conseguir sus sueños. Pero, desafortunadamente, no todos los cuentos son de hadas, ni todos los finales felices, ni todos los príncipes azules, tras tener un avance bastante visible en su primera temporada, en la segunda bajo bastante su rendimiento, la comodidad y el dinero lo metieron en una zona de confort que no es buena para un jugador de futbol.

Bajada de rendimiento

Esto se notó de manera mucho más clara cuando en el mercado invernal de su segunda temporada en Italia el Parma lo empezó a ceder a equipos de segunda división, en los que no hizo grandes cosas demostrando una vez más que, el deportista profesional tiene que serlo dentro y fuera de las canchas y que la estabilidad emocional es casi igual de importante que lo físico.

Anuncios

Poco a poco se iban diluyendo sus oportunidades de hacerse de un nombre en el futbol, y con ello empezó a dar mayor prioridad a la vida nocturna según algunos allegados al jugador ghanés, que al cumplir los 21 años sabía que eran pocas sus posibilidades de poder llegar al futbol profesional, por lo que tomó la opción de retirarse.

Se suponía que se dedicaría a entrenar jugadores para evitar que les pasara lo mismo que a él, es decir, que se perdieran en el camino, pero ese proyecto tuvo que ser detenido después de que el día de ayer, el mismo jugador, que aparentemente estaba bajo mucho estrés y el efecto de algunos estupefacientes, se declarara culpable por el #Homicidio de su madre y su hermana. No cabe duda que este negocio no es para todos y, aquellos que lo tienen todo, lo han logrado a base de esfuerzos y sacrificios para conseguir una estabilidad mental envidiable.