Con un contundente marcador de 3-1 sobre los salvadoreños, aunque engañoso en mi opinión al principio, México sigue demostrando que su fuerte es #Concacaf y la #Copa Oro, aún llevando un cuadro diferente al mostrado en Copa Confederaciones. Como lo menciono, para mí el resultado me parecería engañoso por los primeros 45 minutos disputados, donde vimos a los mexicanos con pequeñas distracciones que pudieron costar las anotaciones en contra. Los salvadoreños no dejaron de presionar y su misma exigencia los desgastó para el complemento, sin dejar de lado su terrible manera de marcar por arriba.

Buen segundo tiempo de México

Para el segundo tiempo, el resultado pasó de ser engañoso a ser cierto.

Anuncios
Anuncios

#México tomó el control del juego, que ya tenía ganando, con el ingreso de jugadores como Orbelín Pineda, Jesús Molina y Erick Gutiérrez, complementándose con las actuaciones de Jesús Dueñas, Rodolfo Pizarro y Elías Hernández.

Si a mí me lo preguntan, el único error de Pompilio Páez fue no haber metido de inicio a los jugadores que ingresaron de cambio. Como escuché en voz de varios analistas, tuvo la oportunidad de ahorrarse esas tres modificaciones y pudimos ver otros jugadores en el campo mostrándose y, probablemente, el juego hubiera sido diferente y todavía más favorable para México desde el primer tiempo.

Ahora bien, como dice el título, este torneo debe ayudarnos a reafirmar a ciertos jugadores que, sin duda, debemos ver más seguido en convocatorias, no perderles de vista, llevarlos a Rusia 2018 y no debemos llevarnos sorpresa alguna si cada vez se juega mejor.

Anuncios

La calidad en los nuevos rostros

Se pudo observar la gran calidad que tienen y, si bien no fue el mejor día de Rodolfo Pizarro por las constantes marcas y faltas realizadas por el equipo contrario, tuvo chispazos de buen fútbol, como el que suele tener en cada partido. Por su parte, Jesús Dueñas fue el jugador con más claridad desde el primer tiempo, sabía qué partido se debía jugar y a qué ritmo llevarlo, dando la calma necesaria cuando el partido se llevaba a gran velocidad.

Hablar de Elías Hernández, es hablar del mejor jugador del partido. Con la gran movilidad que tiene por la banda, hizo lo que quiso con los rivales, añadiéndole el gol que anotó con una volea y su contribución para los goles de Marín con un gran centro y el tercero que fue anotado por Pineda tras un desborde del jugador de León.

El caso de Orbelín es importante de resaltar. Entró de cambió y demostró la calidad por la cual está siendo figura. Con buenas jugadas, dando en algunas ocasiones el último pase necesario para poder llegar al área contraria, anotando el tercer gol y asustándonos a varios tras recibir un golpe.

Anuncios

Sinceramente, de los tres cambios, es el que más me sorprendió de no verlo de arranque en el combinado mexicano [VIDEO]. Molina y Gutiérrez entraron para darle más estabilidad al medio campo y acompañar a Dueñas. El jugador de Pachuca con un poco de más empuje hacia adelante, mientras que Jesús Molina daba solidez junto al jugador de Tigres.

Háganme caso en voltear a ver a estos seis jugadores, que con su buena forma de jugar, están pidiendo a gritos ser considerados para los próximos juegos de eliminatoria mundialista y formar parte de la lista definitiva para el próximo año. Que sea su gran calidad la que se haga presente en nuestra Selección y no solo sean el futuro, sino que sean el presente.