Estaba iniciando el verano y empezábamos a hacernos la idea de ver a nuestra Selección competir en contra de potencias como Alemania, Portugal o Chile dentro de la Copa Confederaciones. Estábamos seguros que su participación sería totalmente alentadora, pero conocemos como terminó esa historia.

Como buen aficionado, decidí darle vuelta a la página y enfocarme en apoyar al equipo en la Copa Oro, un torneo que sabíamos de antemano se jugaría sin el técnico Osorio [VIDEO] debido a la suspensión, con un plantel muy diferente al visto en Rusia, contra selecciones de menor potencia que la nuestra y de igual manera, no presentaban a sus máximas estrellas algunos combinados, como Costa Rica y Estados Unidos.

Lo mencioné antes, este debía servir como un torneo para reafirmar a varios futbolistas y poder ser considerados más adelante en convocatorias de #México para el Mundial de Rusia 2018 y vaya que sirvió para eso, pero no en el mejor sentido.

Anuncios
Anuncios

Como yo lo veo, queda claro quienes son futbolistas de Selección y quienes no.

Estocada final

Pasamos la etapa de grupos viendo a los mexicanos sufrir en la cancha contra Jamaica [VIDEO] y después contra Curazao. Sinceramente, no se veía un futuro alentador para la siguiente etapa.

Se le ganó a Honduras apenas por 1-0 en cuartos de final y en semifinales, tendrían nuevamente como rivales a los jamaiquinos, el equipo que en la etapa anterior, logró sacar un empate con un orden defensivo durante los noventa minutos.

Todavía faltaban alrededor de tres minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario y llegar a los siempre odiados penales, pero bastó solo un tiro libre de Lawrence, cobrado de manera perfecta para eliminar a México de la Copa Oro. Exacto, la Copa Oro. Podemos decir que Corona tenía la oportunidad de hacer más en esta jugada, pero no nos vamos a detener por una sola jugada cuando el trámite del partido y el torneo, en general, fue cada vez peor.

Anuncios

Si a mi me lo preguntan, que bueno que no se llegó a la final porque la caída pudo haber sido mucho peor contra los estadounidenses.

¿Culpables? ¿dónde?

No había pasado una hora siquiera cuando ya leíamos en redes sociales o veíamos análisis del partido en la televisión, donde pedían la salida de Juan Carlos Osorio y se hacía presente el enojo de todos los aficionados mexicanos.

Antes de señalar al técnico colombiano como el principal responsable, veamos todo esto como una cadena llena de errores, porque el problema de raíz está dentro de nuestro #Futbol mexicano, no solo la Selección.

Cadena de errores

En mi artículo anterior hacía referencia al estancamiento de nuestro país, más allá del avance de los demás, porque las dos situaciones son ciertas. La llegada de más extranjeros al futbol mexicano, de buena y nula calidad, sumarle a eso la poca oportunidad para los jóvenes y la ridícula regla 10/8 en su momento, ahora 9/9. La calidad de nuestro futbol termina por ser remplazada con múltiples extranjeros.

Anuncios

Siendo este la causa principal de los desastres, vienen los siguientes en la cadena: los directivos. Ellos que han decidido ver el deporte más como un negocio y menos como lo que realmente es, son los que ha final de cuentas, eligen en conjunto quien es el indicado para el banquillo de la Selección. No dudo que se revisen antecedentes de cada uno de los elegidos, se sabe de su capacidad y trayectoria, eso no está en duda, pero finalmente nos quedamos “para el que nos alcanzó”.

En el siguiente punto de la cadena ya nos encontramos con el entrenador, al que ya queremos fuera, no nos gusta su estilo de juego y vemos como el principal culpable. Muy pocos serán quienes entiendan sus rotaciones, la verdad es que yo no. Se encarga de elegir a los mejores jugadores mexicanos para llevarlos a Selección y en defensa de él, cada vez hay menos debido a nuestra enorme cantidad de extranjeros. Por último, es quien manda a once jugadores que deben ser capaces de cumplir y rendir bajo sus órdenes.

La cadena se cierra con los últimos encargados pero principales responsables en la cancha: los jugadores. Ellos terminan por ejecutar el plan del técnico. Yo no veo motivo para no poder salir victorioso, son once contra once desde el inicio, el campo es el mismo para los dos equipos, entonces no veo motivo para no ser capaz de dar un buen partido. Olvidemos por un momento a las estrellas, todos tiene la posibilidad de rendir por igual, al máximo.

No olvidemos jamás la educación

Después este fracaso, no se le puede llamar de otra manera, los jugadores y cuerpo técnico que disputaron la Copa Oro regresaron al país, sólo para enfrentarse con acusaciones y faltas de respeto hacía el técnico colombiano. En mi cabeza no entra la idea que haya personas que son capaces de sólo estar presentes para insultar, recriminar. Antes que cualquier otra cosa, somos humanos, cometemos errores, perdemos partidos, pero no hay que perder la educación.

Queda para el análisis lo vivido en este verano, una lección dura para todo el fútbol mexicano, que sólo sirve para decir que se ganó perdiendo. Falta un año para el Mundial, se puede mejorar, no cortar procesos. No importa quien venga, si el problema no se corta de raíz. #CopaConfederaciones